Drama en El Molinón

El Sporting está obligado a vencer al Villarreal para seguir con vida. El Zaragoza también «juega» en Gijón

Barcelona- Aunque quedan cuatro jornadas para que acabe la Liga, doce puntos en juego, El Molinón acoge esta noche una final. Un partido que puede marcar el futuro no sólo de los dos equipos en liza, Sporting y Villarreal, sino de todos los que están implicados en la lucha por la permanencia un año más en la élite. Todos ellos tendrán los dos ojos puestos en el coliseo sportinguista y en un choque dramático.
Tres jornadas sin ganar le han supuesto al Villarreal de Miguel Ángel Lotina volver a implicarse en la lucha por el descenso, después de un tramo intermedio de campeonato en el que parecía haber encontrado la medicina adecuada para sus dolores de cabeza. Incluso le quitó puntos a Barça y Madrid, como certificando que lo de principio de temporada había sido un accidente. Pero la salvación es ahora una necesidad para el «Submarino», cuyas contramedidas no han podido despistar a los torpedos que llegan desde Zaragoza y Gijón. «La situación es la que es y tenemos que saber jugar con ella, al igual que lo hacen los restantes equipos», confesaba ayer Lotina.
El Villarreal se encontrará con un Sporting enrachado. Con un equipo al que sólo le valdrá la victoria para seguir aspirando al milagro. Tres puntos que le situarían a uno solo de los de La Plana, muy cerca de una hazaña que hace unas semanas era imposible. Muy pendientes del partido estarán en Zaragoza.
Mañana recibirán al Levante, pero empezarán a jugar la jornada en El Molinón. Empatados a puntos con los de Clemente, a los maños les vale todo menos un triunfo visitante en El Molinón para seguir alimentando el sueño de la permanencia, más que posible con un breve vistazo al calendario.
Un poco más de margen tienen Granada y Rayo Vallecano, aunque ninguno puede destapar aún botella de cava alguna. Los de Abel reciben hoy al Espanyol, al que su presencia europea se le ha complicado demasiado, y confían en respirar tranquilos. Tras la goleada ante el Barça, los de Vallecas viajan mañana a casa de un Mallorca que mantiene opciones europeas y, según los resultados de hoy, puede hacerlo muy agobiado.