Chaves se queda solo con su «pensionazo»

Griñán eliminará el complemento aunque no con efecto retroactivo

La Razón
La RazónLa Razón

SEVILLA- Entre las propuestas para buscar la complicidad de distintos colectivos sociales, Griñán también se acordó de aquellos que consideran a los políticos un problema y denuncian sus privilegios, aglutinados en el heterogéneo movimiento del 15M. En el bloque de propuestas para reforzar la transparencia y la democracia, junto a la ya anunciada del «escaño 110», asumió el compromiso de «suprimir cualquier privilegio en materia de pensiones que pueda tener atribuido cualquier cargo público en Andalucía». En la práctica, esta asignación se refiere casi en exclusiva a la ley 2/2005 de los ex presidentes de la Junta de Andalucía impulsada en 2005 por Manuel Chaves y con el actual presidente en el Gobierno.
Su propuesta no incluye derogar la oficina a la que los ex presidentes tienen derecho –ninguno la ha reclamado aún, tampoco la pensión– ni las cesantías de los diputados.
En esta línea, propuso «limitar las retribuciones de los parlamentarios a las que se perciban del Parlamento o del Senado». No podrán tener dos ingresos, «sea cual sea su origen, público o privado». Nada de duplicidad de cargos remunerados ni salarios públicos y de los partidos políticos, en un ataque directo, por ejemplo, a las remuneraciones que percibe María Dolores de Cospedal en su doble condición de cargo público y secretaria general del PP.
Para reforzar su golpe de efecto, entregó en la Cámara su declaración de Hacienda de los últimos tres años. El presidente la presenta de manera conjunta con su mujer y en 2010 el total de ingresos computables de la unidad familiar ascendió a 85.131,29 euros.
La respuesta de Arenas llegó más tarde. El presidente del PP-A le pidió que diera varios pasos más allá. Primero, con la supresión del complemento de pensiones con carácter retroactivo, lo que afectaría a los anteriores presidentes socialistas. Segundo, eliminando también las cesantías y las indemnizaciones de los diputados. Tercero, instando al presidente andaluz a que siguiera su propuesta de hacer públicas incluso las facturas que le paga el partido «para comidas u hoteles».
El líder de los populares andaluces elevó el tono cuando se refirió a la iniciativa de Griñán de hacer públicas las declaraciones de la renta de su familia de los tres últimos años. En este sentido, señaló que hoy mismo pediría una modificación del Reglamento para que los 109 diputados presentaran públicamente los ingresos familares. Asimismo, aseguró que su mujer trabaja desde hace mucho tiempo en un bufete, que hacen declaraciones de la renta por separado y que, por tanto, la declaración se la pidiera a ella directamente. Macarena Olivencia seguía la intervención de su marido desde la tribuna de invitados de la Cámara. El presidente de la Junta, en el turno de réplica, le pidió que no se pusiera a la «defensiva». «No he hablado de su mujer para nada».