MENÚ
domingo 21 abril 2019
18:21
Actualizado

Profesor de Filosofía del Derecho de la UCM

Otra crítica acertada por José Miguel Serrano

Tras el rechazo de la Secpal y la OMC, de otras organizaciones  y de importantes asociaciones bioéticas, la ley Pajín de final de la vida ha recibido una nueva y acertada crítica de la Conferencia Episcopal Española.

Tiempo de lectura 2 min.

27 de junio de 2011. 23:07h

Comentada
28/6/2011

 Esta Institución, más que adoptar un punto de vista estrictamente confesional ha buscado, como habían hecho también los portavoces de otras confesiones como los evangélicos, una defensa global de la dignidad humana. Es especialmente acertado que el documento crítico recuerde que las normas jurídicas deben proteger la vida humana  y su dignidad; en caso de que esa protección no sea suficiente, nos encontramos ante una norma antijurídica. El documento acierta, en línea con el punto de vista de los profesionales de cuidados paliativos, cuando señala que no basta con que una norma diga que una conducta no es eutanásica para que deje de serlo. En efecto,  puede producirse la muerte por omisión de cuidados o por sedación contraindicada o excesiva. Si estas conductas se dirigen a producir la muerte son eutanásicas. El proyecto parece confundir cuáles son los peligros  a los que se enfrenta la vida humana en sus últimas fases. Con los antecedentes de la opinión gubernamental sobre la dignidad de la vida esta confusión puede parecer intencionada.
 

Últimas noticias