ANÁLISIS: Cómo es su rehabilitación por Javier López López

La Razón
La RazónLa Razón

l ¿Por dónde comienza la rehabilitación un paciente al que le han amputado sus extremidades?
–Lo primero es lo más lógico y en lo que menos piensa la gente: rehabilitarle la mente. En este tipo de pacientes la depresión suele aparecer siempre, aunque no surja en los primeros meses. Cuando él se enfrente a sí mismo es cuando se produce el bajón. Por ello, lo primero es que el paciente tome conciencia de su realidad: se le debe dar sólo la información que solicite. Todo se responde con «es posible». Lo primero es recuperarse del proceso original.

l ¿Cuáles son los principales obstáculos?
–Lo primordial es que cuide el tejido de los muñones y trabajar sus cicatrices para que no sean dolorosas. Uno de los peores traumas es el del miembro fantasma, es decir, que el paciente sienta la extremidad que ya no tiene y le pique o le duela.

 

Javier López López
Jefe de Rehabilitación del Infanta Sofía