«Screening» por el Dr Bartolmé BELTRÁN

«Screening», por el Dr. Bartolmé BELTRÁN
«Screening», por el Dr. Bartolmé BELTRÁN

Cuando se trata de patología de la mama hablo con el Dr. Armando Tejerina. Es un automatismo personal. La mamografía es el método de elección para el diagnóstico inicial del cáncer de mama, debiéndose realizar un primer estudio a los 35-40 años en mujeres asintomáticas y planificar posteriormente los controles sucesivos mamográficos según los hallazgos y factores de riesgo adicionales. Estudios clínicos han demostrado que el «screening» de mama por mamografía en mujeres por encima de cincuenta años reduce la mortalidad de cáncer de mama entre un 20 y un 40 por ciento. En el «screening» inicial más de un 20 por ciento de los cánceres puede corresponder al denominado in situ, una forma poco maligna de la enfermedad, un 20 a un 25 por ciento puede corresponder a tumores invasivos y otro 25 por ciento a tumoraciones entre uno y dos cm. La punción y aspiración con aguja fina se usa para diferenciar entre lesiones sólidas y quísticas, y en manos de un citólogo con experiencia tienen una buena sensibilidad para detectar patología maligna. Para el doctor Tejerina, el diagnóstico de cáncer de mama debe confirmarse por citología o biopsia. Parte del tejido tumoral debe emplearse para determinar el estado de los receptores de estrógenos y de progesterona, lo que se conoce como «hormonodependencia» del tumor. En la actualidad suele utilizarse la aspiración con aguja fina o la biopsia incisional como medida diagnóstica inicial. En los últimos años se ha extendido la utilización de la biopsia incisional dirigida por estereotaxia, es decir, mediante un aparato que facilita la localización del tumor. Se han incorporado últimamente otras técnicas muy sofisticadas, como la resonancia magnética y la tomosíntesis, (escáner de mama) para poder acceder al diagnóstico más frecuentemente de lesiones iniciales.