En Doñana también manda el mercado

Ecologistas en Acción denuncia que la Junta ha votado «sí» a que el subsuelo del espacio protegido se convierta en un «almacén industrial» de Gas Natural

SEVILLA- La organización Ecologistas en Acción teme que «el subsuelo de Doñana se convierta en un almacén industrial de gas natural», en palabras de su portavoz en la Comisión Permanente del Consejo de Participación del espacio natural, Juan Romero. Su miedo tiene motivos fundados. Ayer dicho órgano se reunió en El Acebuche (Huelva) con un único punto en el orden del día: el Informe del Consejo sobre el Proyecto de Almacenamiento Subterráneo de Hidrocarburos en el Valle del Guadalquivir –planes Saladillo y Marismas Oriental–, promovidos por la filial de Gas Natural, Petroleum Oil & Gas España SA.
Según fuentes de la Permanente, la representación de la Junta de Andalucía votó «sí» al informe –elaborado por la Secretaría General Técnica de la Consejería de Medio Ambiente–, aunque con condiciones; y el representante del Ministerio del ramo (MARM) optó por no pronunciarse.
Las organizaciones agrarias –Asaja, UPA y COAG–, por su parte, se abstuvieron, mientras Ecologistas en Acción y WWF/Adena votaron un «rotundo no». ¿Los motivos?: «El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural de Doñana prohíbe ese tipo de actividades y el POTAD también considera Zona A, de máxima protección, algunas áreas en las que la mencionada empresa quiere actuar», explica Romero. Según el portavoz ecologista, esta compañía cuenta con una autorización anterior a 2006 para investigar las potencialidades que en materia de gas natural tiene este espacio. Si bien ahora pretende «desmantelar un gasoducto existente y sustituirlo por otro, además de aprovechar huecos en el subsuelo de Doñana como depósitos para introducir gas procedente de otros lugares». En relación al gasoducto, incluido en el Proyecto Saladillo, el propio informe de la Junta advierte de que el PORN «considera como nuevas infraestructuras aquéllas que sustituyan a otras existentes». Es más, se puntualiza que, en este caso, la tubería proyectada ha de entenderse como nueva, «máxime teniendo en cuenta que no se trata de meras reformas o mejoras sino que hay un cambio respecto del diámetro del mismo». Por lo que, «en principio, esta infraestructura resultaría incompatible al afectar a Zona A», se asevera en el escrito. En ese sentido, Romero no entiende cómo la Administración autonómica «ha dado un sí condicional a unos planes que son incompatibles con la protección del parque y que están prohibidos», insiste.
Lamenta que «los mercados también manden en Doñana» y que la Administración autonómica «haga prevalecer la ley del hidrocarburo por encima de la ley de protección del espacio natural, favoreciendo interpretaciones subjetivas». Denuncia que la Junta «vulnera» sus propias normativas, además de «mentir a los ciudadanos, al proclamar la importancia de Doñana». «Cuando los intereses entran en tu casa, la protección y los principios éticos salen por la ventana», remata.


González, de campaña, no asistió a la Permanente
El presidente del Consejo de Participación de Doñana y consejero independiente de Gas Natural, Felipe González, no acudió ayer a la reunión de la Comisión Permanente, como es habitual. No ha asistido a ninguna desde su nombramiento, pese a ser teórico miembro. Además, estos días participa en la campaña electoral, apoyando al candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno central, Alfredo Pérez Rubalcaba.