Pompas fúnebres

La Razón
La RazónLa Razón

Sintiéndose ya amortizado y haciendo balance, Rodríguez Zapatero declaró públicamente que de lo que más satisfecho estaba de su gobernanza era de la consecución del matrimonio homosexual. Hubiera apostado por la retirada de Irak o por una alianza de mastuerzos que significa su anoréxica política internacional, pero tenía que provocar la vergüenza ajena de las parejas del mismo género, consciente que en estos ocho años a los españoles les han llovido piedras y los problemas colectivos a resolver son legión. Si a la hora de irse Zapatero se envuelve en la bandera del arcoiris es que es gay o un irresponsable. Como todos los de su nuevo socialismo es un compulsivo en la extensión de derechos, y lo mismo se los extiende a las niñas que a los enfermos terminales. Esto de exterminar mediante el aborto o la muerte dulce está en el ADN del zapaterismo y sus huestes más analfabetas. El candidato Rubalcaba saca pecho y anuncia tonante lo primero que hará cuando gobierne. ¿Crear un millón de puestos de trabajo cada año? ¿Cortar el oxígeno político a ETA? ¿ Domeñar las indisciplinas autonómicas? ¿Reformar sustancialmente la Constitución? Nada de eso:aprobar una ley de muerte digna siguiendo la senda de la eutanasia andaluza. ¿ Pero es que éstos no pueden dejar de pensar en la haraposa dama de la guadaña? Ni siquiera entiendo que los supersticiosos andaluces se hayan dejado colar esta bicha de desenchufar a los pacientes. Como ni han querido, ni podrán abrir Unidades de Cuidados Paliativos esta santa compaña introducirá la muerte como un servicio más de la Seguridad Social, y seguro que lo cobran. ¿«Libro de cabecera»?: el «Necromicon».