África

La hija de Gadafi da a luz en Argelia tras llegar por carretera

El culebrón de la familia Gadafi no termina. Ayer se anunciaba desde Argelia que la hija del coronel, Aisha, habría dado a luz a una niña en ese país, adonde llegó el día anterior junto a otros miembros del clan: su madre, Safiya, la segunda mujer de Gadafi; sus hermanos Anibal y Mohamed, involucrados en el mundo empresarial y financiero libio, así como varios nietos del dictador.

La hija de Gadafi, Aisha, en una fotografía de archivo
La hija de Gadafi, Aisha, en una fotografía de archivo

El diario argelino «Al Shuruk» informaba ayer de que un total de 31 miembros del régimen gadafista habrían entrado al país el lunes por la mañana desde el paso fronterizo de Illizi (al sureste de Argelia) después de haber recibido la autorización de las autoridades argelinas.

Tribunal de La Haya
Según el mismo periódico, el Gobierno de Argel no aceptaría acoger al propio Gadafi, sino que lo entregaría al Tribunal Penal Internacional de la Haya, que emitió un mandato de arresto internacional contra él, su hijo Seif al Islam y su jefe de inteligencia, Abdulá al Senussi.

Argelia se podría ver en una delicada situación diplomática, entre las presiones de Libia y las internacionales, incluida la Liga Árabe, que ya ha reconocido al Consejo Nacional Transitorio y le ha ofrecido el asiento del Gobierno de Gadafi en la institución.

Las autoridades argelinas podrían cerrar la frontera con Libia, quizás para evitar más tensiones regionales e internas, en un momento delicado también para el régimen de Abdelaziz Buteflika, que se enfrenta a una convocatoria de revolución para el mes de septiembre.

Tercer país
Por su parte, el presidente rebelde, Mustafa Abdel Yalil, ya ha pedido a Argelia que entreguen a las nuevas autoridades libias a los miembros de la familia Gadafi para que puedan ser presentados ante la justicia y se ha mostrado además convencido de que Argelia es sólo una vía de tránsito para la familia, que se dirigirá probablemente a un tercer país. Se especula que puede ser Zimbabue, o algún otro estado de África, donde Gadafi era muy querido por sus inversiones en naciones paupérrimas y donde 20 países todavía no han reconocido al CNT.