Literatura

Sostiene el gran Pereira

«Todos los cuentos»Antonio PereiraSiruela896 págs, 29,95 euros

Pereira, un Joyce leonés
Pereira, un Joyce leonés

Son tres páginas. Pero el lector entra en ese mundo que describe el autor a no menor velocidad que si estuviera en «Ana Karenina». Pereira nos describe, en «Beltrán, primera especial», a un conductor de aquellos autobuses que unían pueblecitos con la capital de la provincia. Nuevo Ulises/Joyce leonés, es descrito como quien «llevaba el volante con la seguridad de un héroe antiguo». ¿Cuál es el núcleo dialéctico de este cuento de Antonio Pereira? Durante mucho tiempo el autobús paraba en un viejo bar, pero ahora pasa de largo y va a otro más moderno. En la última página, el lector observará que, cuando el conductor ya estaba a punto de rebasar el bar, ve la mirada de tristeza del perro que siempre salía a saludar al autobús y el bar apagado. Y da un frenazo súbito…

Así es la voluntaria y casi diríamos «diminuta» grandeza de las narraciones de Antonio Pereira, nada de grandes momentos, ni siquiera de enormes circunstancias, sólo pequeños arañazos en el espejo de la vida que darán ganas al lector de nunca acabar este volumen de 892 páginas, donde encontramos la narrativa breve de este gran escritor, en la senda de esa sensibilidad leonesa que ha dado autores como Luis Mateo Díez, Juan Pedro Aparicio, Julio Llamazares o José María Merino (de familia leonesa).

Ese tornillo que le sobraba a las ortopedias de Millán Astray (en el relato «La pernocta del general»), o, si ofrecían o no agua bendita a Azaña (en «La República no era tan mala») son como pequeños tigres que devoran al lector en historias como fogonazos en los cristales del otoño.