El avión en el que viaja delegación española vuelve a Togo por un fallo mecánico

El Hércules del Ejército del Aire español en el que viaja parte de la delegación que ha acompañado al presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero en su visita a Togo ha debido aterrizar de nuevo en Lomé por un fallo en un indicador de aceite de una hélice una hora después de despegar. El incidente se registró poco después de que un Falcon de las Fuerzas Armadas en el que Zapatero tenía que regresar precisamente de Lomé a Madrid abortara su despegue por otro fallo en un indicador, en este caso el de velocidad. El Hércules en el que viaja parte de la delegación oficial y también representantes de los medios de comunicación volvió a la capital de Togo, de donde había despegado, después de que un indicador de aceite de una de las hélices registrara un nivel anormalmente bajo. El Hércules, un avión de carga, está acondicionado en esta ocasión para el transporte de los pasajeros, que fueron informados por la tripulación de la necesidad de regresar a Lomé una hora después del despegue. Se da la circunstancia de que la delegación y los medios de comunicación han tenido que volar en el Hércules porque el Airbus del Ejército de Aire que podría haber utilizado el Gobierno para este viaja estaba averiado y tuvo que quedarse en Madrid.