El PNV de Urkullu se endurece y asume la hoja de ruta de Ibarretxe

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Vitoria- Ni rastro del legado de Josu Jon Imaz. La ponencia política que marcará la estrategia del PNV para los próximos cuatro años bajo la presidencia de Iñigo Urkullu, aprobada ayer por unanimidad durante la celebración de su V Asamblea General en el Palacio Euskalduna de Bilbao, apuesta por alcanzar un pacto sobre el «derecho a decidir» entre las formaciones, las instituciones vascas y el Estado. Pero no lo condiciona a que cese la violencia de la banda terrorista ETA, mostrada ayer en toda su crudeza, como pretendía Imaz frente a su rival Joseba Egibar y al lendakari. Es más, defiende, como propone Juan José Ibarretxe, la celebración de una consulta en caso de «bloqueo insalvable» en el diálogo y no admite «vetos» a la autodeterminación.

Cerrar filas

La secretaria de la Ejecutiva del PNV, Josune Ariztondo, presentó el contenido del texto, que apenas ha variado respecto al original pese a incluir 138 de las 145 enmiendas presentadas. La apuesta del partido que liderará desde hoy Urkullu cuando sea proclamado presidente del mismo, como candidato de consenso entre las dos familias enfrentadas y lideradas por Imaz y Egibar, es cerrar filas en torno al lendakari para restañar las heridas abiertas y lograr la unidad. En principio, la ponencia aboga por alcanzar un «amplio consenso» entre partidos e instituciones vascas y estatales, aunque no considera imprescindible el acuerdo con los no nacionalistas que defendía el presidente saliente. Ese pacto serviría para lograr un nuevo marco político que sea refrendado por la ciudadanía vasca, aunque el documento prevé que esta sea consultada de igual manera si no se consigue la mayoría buscada o el visto bueno del Estado.

Los peneuvistas, además, aspiran «a la construcción de la nación vasca» y rescatan el ya debatido y rechazado Plan Ibarretxe como «activo político». En este sentido, se comprometen a que tanto el País Vasco francés como Navarra puedan incorporarse «al sujeto común del pueblo vasco». Esto en cuanto al capítulo de la «normalización política». En el referido al logro de la paz, la ponencia fija que es el abandono definitivo de las armas por parte de ETA «el punto de partida».

Antes de que comenzara la Asamblea, Egibar aseguró que el texto abre «un momento lleno de oportunidades políticas».