«Este trastorno tiene relación con la inmadurez»

«Este trastorno tiene relación con la inmadurez»
«Este trastorno tiene relación con la inmadurez»

-¿Qué es la drunkorexia?-Es el trastorno alimentario que sufren aquellas personas que, aunque tienen problemas con el alcohol, están obsesionadas también con el peso y, por tanto, dejan de comer para poder beber más y así no engordar a causa de la cantidad de alcohol que toman. -¿Desde cuándo se conoce?-Ha surgido en los últimos cinco años, o quizá algo más. Ahora se está extendiendo. -¿Quién la padece?-Por desgracia está especialmente de moda entre los jóvenes, por su forma de divertirse los fines de semana, que siempre está relacionada con el alcohol. Tiene mucho que ver con la inmadurez, como todos los trastornos alimentarios, aunque también puede darse en personas adultas. -¿Se produce más en chicas que en chicos?-Lo cierto es que suelen ser mujeres que han sufrido trastornos alimentarios en la adolescencia que luego vuelven a aparecer. En algunos casos, se da como consecuencia de una prolongación de la adolescencia y de un miedo a crecer; en otros tras la depresión postparto y, a veces, surge de la presión y las exigencias a las que viven sometidas las mujeres en la sociedad moderna. -¿Tiene síntomas reconocibles?-Son enfermedades silenciosas, pero hay algunos signos identificables en todos los trastornos alimentarios. En el caso del alcohol, además, hay una necesidad recurrente para divertirse y, en ocasiones, las personas que padecen drunkorexia van muy seguido al baño, sobre todo después de comer y se dan largas duchas tras las comidas.-¿Qué efectos secundarios puede producir la drunkorexia?-La falta de comida asociada al alcohol es muy peligrosa. Para empezar, hace creer que se puede controlar el peso y produce una sensación de euforia que dura muy poco. Los riesgos son importantes porque, por ejemplo, si una mujer vomita antes de ir a una fiesta, ya llega deshidratada antes de empezar a beber. La pérdida de sales, potasio y falta de oxigenación producen riesgo cardiaco. También resulta peligroso para el hígado y se pueden desarrollar alteraciones gástricas e, incluso, cáncer. -Acaba de publicar junto a su socia, Sofía Ruiz del Cueto, el libro «Presume de Cuerpo» (Espasa). ¿Con más información se podría controlar el peso de manera más saludable y no caer en este tipo de enfermedades?-Por supuesto. Partiendo de la base de conceptos generales y bases nutricionales equilibradas para llevar un estilo de vida sano, además del ejercicio físico y consejos específicos para problemas locales, es lo que ofrecemos en el libro. Así, se puede controlar mejor el peso y no caer en estos trastornos.