Actualidad

Hallan en Francia doz zulos de los GRAPO con pistolas y explosivos «en perfecto estado»

Las investigaciones de la Guardia Civil permitieron localizar, a principios de mayo, dos zulos con numerosas armas y explosivos de la banda terrorista GRAPO en el norte de Francia. En estos dos escondites, los agentes hallaron más de 8 kilos de explosivos y seis armas cortas, todo ello "en perfecto estado de conservación y en bidones herméticamente cerrados", según el Ministerio del Interior. Aunque no constaba su la localización exacta, estos zulos, que no han sido utilizados en varios años, ya aparecían mencionados en la documentación contra la cúpula de la banda desarrollada en noviembre de 2000 en parís y en la que fue detenido su número uno Manuel Pérez Martínez.
Estos dos zulos se encontraban en una zona boscosa de la localidad francesa de Maisse, al sur de París. En el primero de ellos, la Guardia Civil localizó dos bidones con 20 iniciadores de explosivos, cuatro pistolas, dos revólveres y diversa munición. Por su parte, en el segundo se encontraba un solo bidón con 8,1 kilos de sustancias para la fabricación de explosivos, y cinco temporizadores. Tras el hallazgo, la Direction Central de Reisegnment Interior (DCRI) se encarga del análisis de todo este material.
Pero estos dos no son los únicos descubrimientos recientes relacionados con la banda terrorista GRAPO. Interior también hizo referencia a un zulo en un bosque cercano a Fontainebleu donde el año pasado se detectó la presencia de 4 pistolas automáticas, un revólver, una ametralladora, un silenciador, seis kilos de explosivos
y abundante munición. Según el ministerio, todos estos hallazgos son consecuencia del trabajo que la Guardia Civil realiza para "dificultar la reorganización del PCE(r)-GRAPO". Por ello, los agentes siguen investigando por si quedara algún otro zulo por localizar.
Además, este hallazgo podría ser significativo porque, aunque llevan varios años sin ser utilizados, estos zulos podrían volver a servir en el futuro para miembros reincorporados. Y es que la extrema adhesión a los postulados de la banda que muestran sus miembros ha conllevado en muchos casos el reingreso a la disciplina terrorista nada más abandona la cárcel.

Publicidad


CONOCIMIENTO PREVIO PERO SIN LOCALIZACIÓN EXACTA
La Guardia Civil tenía conocimiento desde hacía años de la existencia de estos habitáculos encontrados en el norte de Francia, ya que aparecían mencionados en la operación contra la cúpula de la banda desarrollada en noviembre de 2000 en París, aunque no se ofrecía una ubicación clara de los mismos. En este punto, la investigación señala que desde ese momento, no habían sido utilizados por los miembros de la banda terrorista.
Posteriormente, en junio de 2007, la Guardia Civil dio por desarticulado el entramado operativo de los GRAPO con seis detenciones. Dos de ellos, Jorge García Vidal e Israel Clemente López, están siendo juzgados en la Audiencia Nacional por el asesinato de la última víctima mortal de los GRAPO, la empresaria zaragozana Ana Isabel Herrero, tiroteada en febrero de 2006. De hecho, el pasado viernes, Clemente aseguró en el juicio que disparó hasta que agotó "el tambor del revolver".
Junto con estas detenciones, los agentes continuaron investigando el entorno de la organización terrorista y la documentación incautada en las distintas operaciones, para evitar cualquier posible reestructuración. Así, en enero de 2008, se llevó a cabo la 'Operación Daltico', por la que resultaron detenidos cinco presuntos miembros de la banda por delitos de financiación y proselitismo.