La OMS desaconseja los antivirales para los casos leves de nueva gripe

Madrid- La mayoría de casos leves de gripe A se curan con descanso e hidratación. Así ha sucedido en México, EE UU y Canadá, y así lo recomendará la Organización Mundial de la Salud en las guías de práctica clínica que prepara, tal y como confirmó ayer Nikki Shindo, portavoz y médico del programa de gripe de la OMS.

La decisión de no abusar de los antivirales pretende garantizar que haya tratamientos disponibles para los grupos con mayor riesgo de enfermedad grave, que son las personas con enfermedades crónicas (diabetes, asma o patología cardiovascular, entre otras) y las embarazadas. En estos casos, «cuando el tratamiento se inicia desde los primeros síntomas, los pacientes evolucionan bien», confirmó Shindo. Pero además, con esta medida se pretende evitar que el H1N1 se vuelva resistente al Tamiflu y Relenza, las dos únicas medicinas que lo combaten.

Disponibilidad

En cualquier caso, la portavoz de la OMS explicó que la decisión de dar o no dar antivirales a los casos leves «dependerá de la disponibilidad de fármacos que tenga cada país», pues no se ha encontrado relación directa entre un mayor uso de antivirales y la aparición de virus resistentes. Aun así, este temor a las resistencias justifica para la OMS la necesidad de desarrollar una vacuna pandémica.

Aparte de cómo tratar la gripe, ayer hubo otras conclusiones con respecto a la nueva infección. «Puede que los casos confirmados sean sólo la punta del iceberg de la gripe», dijo Shindo, dando la razón a un estudio publicado por la revista «Science», en la que se estima que a finales de abril había 23.000 afectados (entre 6.000 y 32.000, según los cálculos) en México (frente a los 2.059 confirmados por la OMS). Veinte días después de que saltaran las alertas de la gripe porcina, investigadores de Reino Unido, México y de la OMS en Ginebra publican en «Science» la primera «foto fija» de la infección. Varias conclusiones se extraen del análisis de los primeros datos: la gravedad de la infección es menor que la de la pandemia de 1918 (gripe española), pero comparable con la de 1957 (gripe asiática), y que el nuevo virus es más contagioso que el de la gripe común.

Todos los datos disponibles hasta ahora para juzgar el potencial pandémico del virus avalan la decisión de la OMS del 29 de abril de subir el nivel de alerta de pandemia a 5, en una escala de 6.

Mientras, España llegó ayer a los cien casos confirmados de gripe porcina, todos leves. Andalucía (30), Cataluña (26) y Comunidad Valenciana (29) se llevan el grueso de los enfermos. Por otro lado, y ante el crecimiento de los contagios, las autoridades sanitarias de EE UU han decidido dejar de analizar todos los casos sospechosos, y se limitarán a confirmar los de los enfermos más graves y los de estados de su territorio en los que hasta entonces no se haya detectado la infección.ANÁLISIS: La vacuna, la única solución si el virus se hace resistente- ¿Hay riesgo de resistencia si se abusa de antivirales?

–No hay datos que lo acrediten. Más bien al contrario: en Japón, el país con mayor consumo per cápita de estos fármacos, no hay más resistencia a los virus que en otras zonas.

- ¿Por qué ha decidido la OMS que se usen con más control?

– Para racionarlos, especialmente por si el virus se hace más virulento en Otoño. Es una medida para evitar que los países con pocos recursos se queden sin ellos antes de tiempo.

- ¿Habrá vacuna?

– Con el temor a que el virus se haga resistente y, por tanto, intratable, la vacuna pandémica es la única solución para evitar las consecuencias de la enfermedad. La decisión de fabricarla se tomará mañana jueves.