La Policía mexicana detiene al «heredero» del cártel de Juárez

Buenos Aires- La detención de Vicente Carrillo Leyva, hijo del histórico capo Amado Carrillo Fuentes y «heredero» del cártel de Ciudad Juárez, supone un duro golpe para los cárteles de la droga pero también pone de manifiesto que los «narcojuniors» pueden pasearse tranquilamente, con cierta impunidad, por México. Así de bizarra fue la detención. Carrillo Leyva, de 32 años, se encontraba corriendo en un parque al lado de su lujosa casa de la capital federal cuando un agente, también en ropa deportiva, se le acercó, le preguntó su nombre y le detuvo. El «Ingeniero» todavía vestía en chándal al ser presentado a los medios. A este presunto narcotraficante se le considera «uno de los herederos» del Cártel de Juárez tras la muerte en 1997 de su padre, el histórico capo Amado Carrillo Fuentes, bautizado como «El Señor de los Cielos» por controlar una extensa flota aérea con la que transportaba cocaína. Al detenido se le atribuye el alias de «El Ingeniero» por ser uno de los miembros de la nueva generación de traficantes de drogas. La mayoría de ellos han recibido una esmerada -o al menos cara- educación, a golpe de narcodólares, en el extranjero. Recompensas millonarias Carrillo Leyva y su tío Carrillo Fuentes son los dos únicos narcotraficantes del cártel de Juárez por cuya captura las autoridades ofrecieron dos millones de dólares dentro de una lista de los 24 capos más importantes de México hecha pública la semana pasada. Casi la mitad de los más de 6.400 asesinatos que se atribuyen a los cárteles desde el inicio de 2008 en México se cometieron en el estado fronterizo de Chihuahua, feudo del cártel de Juárez que dirigía Carrillo Leyva y que libra una guerra con el cártel de Sinaloa, del prófugo Joaquín «el Chapo» Guzmán, por el trasiego de drogas hacia Estados Unidos. Para parar esta masacre el Gobierno federal ha desplegado más de 36.000 militares en la frontera. Por su parte el Senado estadounidense aprobó el miércoles un nuevo paquete de 550 millones de dólares para reforzar la frontera, que se podría unir a un plan anterior del presidente Barack Obama con el envío de más de 350 agentes federales adicionales. Obama estará en México el 16 y 17 de abril próximos, después de la visita que realizó en marzo la secretaria de Estado, Hillary Clinton.