Lavapiés tendrá 48 cámaras antes de que acabe el año

La Delegación de Gobierno autoriza la vigilancia contra la delincuencia

Lavapiés tendrá 48 cámaras antes de que acabe el año
Lavapiés tendrá 48 cámaras antes de que acabe el año

El entorno de Lavapiés será antes de Navidades territorio del «Gran hermano», zona vigilada por cámaras de seguridad. Estas medidas han sido tomadas con anterioridad en lugares como la Plaza Mayor o las calles que van, cruzando la Gran Vía, de Desengaño y Puebla hasta Montera. Focos, en definitiva, de delincuencia a pequeña escala (hurtos, y tráfico de drogas) donde las quejas vecinales venían siendo reiteradas.

La Comisión de Garantías de Videovigilancia, en su reunión del pasado 6 de mayo, se pronunció favorablemente a la instalación de videocámaras en el entorno de Lavapiés y la Delegación del Gobierno en Madrid ha dado su visto bueno. Antes de la puesta en marcha de las cámaras, la Comisión deberá verificar el funcionamiento de los 48 artefactos y su adecuada situación.

Por el momento, las ya existentes han dado un resultado positivo aunque discreto en la reducción del delito y ninguno en el problema de la prostitución (que no es delito). Desde Lavapiés, Manolo Osuna, portavoz de la asociación vecinal La Corrala, una de las principales de la zona, informó ayer de que su participación en la decisión de instalar cámaras ha sido nula y de que simplemente fueron informados por el delegado de Seguridad del Ayuntamiento, Pedro Calvo, de que tal cosa iba a suceder. Su principal preocupación, ahora, es que la instalación de cámaras haga que descienda la presencia policial. «En los últimos tiempos ha habido más policía en el barrio y eso se ha notado mucho. Han descendido los delitos a ojos vista». No están en contra de las cámaras pero exigen que se mantengan los efectivos físicos. Consideran que, de lo contrario, lo único que se conseguiría es trasladar los núcleos degradados.