Los proetarras vuelven a las calles

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

bilbao- Miles de personas salieron ayer a la calle en Bilbao para reclamar la puesta en libertad de los 46 procesados del «caso Ekin» a quienes la Audiencia Nacional ordenó detener el pasado viernes (41 de ellos ya están en prisión). Bajo el lema «Por los derechos de Euskal Herria. Condiciones democráticas para todas las opciones políticas», los concentrados mostraron su apoyo a todos los acusados en el sumario 18/98, que investigó al supuesto entorno político, mediático e internacional de ETA.

La marcha contó con la participación, entre otros, de representantes de la ilegalizada Batasuna como Pernando Barrena o Jone Goirizelaia. Además, también asistieron Nekane Erauzkin, del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV); Arantza Urkaregi (ANV); Josu Murgia (Aralar) y Rafa Díez Usabiaga o «Txutxi» Ariznabareta (ambos del sindicato abertzale LAB). Momentos antes de comenzar la marcha, el vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, destacó, en declaraciones a los medios, que el proceso 18/98 ha sido «un proceso totalmente politizado que en una democracia no se puede permitir» y denunció la vulneración «de manera muy grave» de derechos humanos «tan básicos como derechos civiles y políticos». La marcha comenzó minutos después de las doce del mediodía en la plaza Aita Donostia de la capital vizcaína y recorrió las principales calles de Bilbao, coreando gritos en euskera como «sin justicia no hay paz» o «la lucha es el único camino».

La manifestación concluyó junto al Ayuntamiento bilbaíno con un acto en el que Iñigo Elkoro y Joxe Ramón Aranburu se dirigieron a los asistentes, en euskera y castellano, para recordar a las personas encausadas en el sumario 18/98 con «dignidad a prueba de cárcel» y criticar que el PSOE esté «llenando la cartilla» de detenciones buscando «el cheque para un nuevo mandato». Asimismo, denunciaron que el proceso supone «un juicio contra toda Euskal Herria» que enmarcaron en «la estrategia de guerra» que, a su entender, lleva a cabo el PSOE para «frenar la lucha por la independencia». Por último, representantes de Askatasuna, la asociación de apoyo a los presos estarras, calificaron al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, de «ministro de la Inquisición».