Literatura

Escritores y amigos destacan la capacidad de Benedetti de acercarse a lectores con su obra

Escritores y amigos de Mario Benedetti han lamentado esta noche la muerte del escritor uruguayo y han destacado su capacidad para acercarse con su obra a los lectores gracias a un lenguaje directo y sencillo.

El escritor y premio Nobel de Literatura José Saramago lamentó esta noche la muerte del escritor uruguayo y alabó su categoría literaria y humana. "Siempre quedaba esa ingenuidad que es pensar que lo inevitable se puede posponer, pero no se puede, y cuando llega, como acaba de llegar para Mario Benedetti, es muy duro". El escritor portugués afincado en Lanzarote comentó a Efe que "todos sabíamos que Mario estaba mal, que con la enfermedad que tenía en cada minuto estaba en riesgo. La ingenuidad no ha sido posible. No hay milagros", lamentó. De sus vivencias con el escritor uruguayo, Saramago, que formó parte del jurado de los premios Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1999, recordó la alegría de Benedetti al obtener este premio. "Tuvo una alegría enorme", rememoró. Con la muerte de Benedetti, dijo Saramago, vamos a conocer más de su vida. "Era un carácter humano extraordinario", enfatizó. "Hemos perdido y hemos ganado -continuó Saramago- porque están ahí sus libros, que afortunadamente nos sobreviven". De la obra de Benedetti destacó su diversificación; poesía, cuentos, novelas..., "ha escrito todo, tenía una capacidad de trabajo extraordinaria, y con su genio, su talento y su coraje podemos decir que ha sido una obra muy hermosa". "Hace años que no nos veíamos. En Uruguay coincidimos y recordábamos cosas, contábamos chistes..., era un carácter muy abierto, yo casi diría que Benedetti no guardaba rencor a nadie, era de tal forma vitalista, que no es que olvidara las cosas, pero las guardaba dentro". A juicio del escritor portugués, "Mario Benedetti siempre ha vivido en positivo", y eso, añadió, "es bueno porque en tiempos de pesimismo como son estos, su lección es que siempre hay la posibilidad de pensar que algo puede cambiar". "Eso es lo que ha hecho a lo largo de toda su vida: trató de cambiar las cosas que estaban mal, lo que era injusto". A veces, la vida de un autor no merece la pena conocerla pero -según Saramago- "en el caso de Mario Benedetti, su vida es un ejemplo, es algo ejemplar".

El escritor José Manuel Caballero Bonald, Premio Nacional de Poesía en 2006, ha explicado a Efe que Benedetti "había unido la poesía y la historia de una forma muy hábil e inteligente"y ha destacado de su obra la crítica social "agudizada"por la inteligencia.

Campanella, directora del Centro Cultural de España en Montevideo, manifestó que el fallecimiento del poeta le apena "muchísimo", pues "aunque se va tras una vida plena, intensa y completa, uno no quiere que afectos como el suyo desaparezcan". La biógrafa de Benedetti acababa de conocer la noticia tras llegar a Montevideo procedente de Lima, donde participó en un homenaje al otro gran nombre de la literatura uruguaya, Juan Carlos Onetti, de quien este año se cumple un centenario de su nacimiento. Según Campanella, "podemos estar contentos de que la obra de Benedetti llegó a su plenitud hace ya algún tiempo"y de que "tanta gente en el mundo puede admirarla y sentirse acompañada por sus versos y por sus palabras". Campanella agregó que "aunque todas las personas son únicas, Benedetti ha acompañado a muchas generaciones y todas van a sentir el vacío de su muerte". La autora de "Mario Benedetti. Un mito discretísimo", presentada en diciembre de 2008, contó en esta biografía con la colaboración de escritores como el uruguayo Eduardo Galeano y el español Manuel Vázquez Montalbán, los políticos uruguayos Felipe y Rafael Michelini, y cantantes como el cubano Silvio Rodríguez y el español Joan Manuel Serrat. El Centro Cultural de España en Montevideo tenía previsto rendir homenaje al poeta uruguayo el próximo miércoles, en un evento en el que estaba anunciada la participación del intendente de la capital, Ricardo Ehrlich; el director nacional de Cultura, Hugo Achugar; el director de Cultura de Montevideo, Mauricio Rosencof, y el músico Daniel Viglietti. Según Campanella, "aún no se ha decidido"si el evento se mantiene en la fecha prevista o si se pospone para más adelante.

Por su parte, el poeta Benjamín Prado ha subrayado que Benedetti "ha logrado el triunfo de conseguir con sus versos justo aquello que quería, que es estar muy cerca de los lectores y en muchos lectores". Ha señalado que su poesía "ha buscado a la multitud y la ha encontrado". En este sentido, ha recordado el homenaje que le brindaron el pasado 28 de abril en la Biblioteca Nacional, donde alrededor de 500 personas leyeron varios de los poemas del autor uruguayo y en la que participaron escritores, artistas y amigos del poeta. Ha recordado también a Benedetti como un "muy buen amigo"y una persona generosa, acogedora y discreta. "Él ha sufrido mucho en sus últimos años, y en ese sentido uno valora también que pueda dejar de pasar por ese camino de espinas último que le tenía guardado la vida", ha explicado.

Para la poeta hispano-uruguaya Cristina Peri Rossi, Mario Benedetti ha sido un escritor de gran importancia "para los lectores de todo el mundo de habla hispana, no sólo en América Latina". "Ha tenido muchísimos lectores porque se comunicaba de manera muy directa", ha destacado a Efe Peri Rossi, quien también ha considerado que la obra del poeta uruguayo tiene una trascendencia "casi de carácter sociológico". En este sentido, se ha mostrado convencida de que muchos lectores se identifican ideológicamente con Benedetti y encuentran "algún tipo de complicidad con lo que escribe que les hace quererlo, además de apreciarlo como escritor". Ha considerado a Benedetti como uno de los escritores latinoamericanos más representativos de la generación que se comprometió políticamente con la revolución cubana, y en América Latina, y ha señalado que esto le ha supuesto el reconocimiento de la izquierda latinoamericana, aunque también "las contradicciones"de su apoyo incondicional a la revolución cubana. "Mario representa la esperanza revolucionara de América Latina, pero también la parte más oscura de los regímenes de izquierda", ha resumido. Peri Rossi ha lamentado la muerte del poeta, aunque ha destacado que "pudo elegir la vida que él quiso y pudo vivirla como él quiso".

Chus Visor, editor de toda su obra, se ha mostrado muy afectado por la muerte del poeta uruguayo, con quien hablaba diariamente, y ha destacado su sencillez y modestia.

Con la muerte del escritor Mario Benedetti "pierdo a mi hermano", afirmó hoy el también escritor uruguayo Mauricio Rosencof, director de Cultura de la Intendencia de Montevideo. "Se nos va una figura que regaló talento y dignidad", señaló Rosencof a Efe. "La literatura, ya no la uruguaya, sino la de habla hispana y la de todo el mundo pierde a una figura de primer nivel, y yo pierdo a mi hermano", agregó.

El escritor uruguayo Raúl Vallarino afirmó que Mario Benedetti, fallecido hoy, "hizo conocer las letras uruguayas en muchas partes del mundo y abrió el camino para colegas compatriotas". "En más de una ocasión, durante algún viaje, me reconocieron como escritor uruguayo haciendo referencia a que venía de Uruguay, la patria de Benedetti", destacó a Efe Vallarino, nieto de una asturiana de Candás que emigró a América. "Sin duda, fue un escritor de fama mundial y nos abrió el camino para muchos otros escritores más jóvenes", agregó.

El escritor cubano Miguel Barnet afirmó que su colega uruguayo alcanzó lo que más anhela un escritor: ser popular". "Me ha dolido mucho la muerte de Mario Benedetti", dijo Barnet, presidente de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba, tras conocer que el uruguayo murió a los 88 años en Montevideo. "Sus poemas de una estética coloquial han servido mucho a las generaciones más jóvenes para enamorar y para la lectura íntima. Pero, sobre todo, fue un gran cuentista", subrayó el cubano. Señaló que su libro de cuentos "Montevideanos"revela "el alma de una ciudad"que se parece mucho a La Habana, que "él captó como nadie", y entre sus novelas resaltó "La Tregua". Barnet recordó que Benedetti, en la época de la dictadura militar uruguaya, vivió exiliado en la isla, y que "fue un amigo incondicional de Cuba".

La escritora uruguaya Mercedes Vigil dijo hoy en Montevideo que el fallecimiento del poeta supone la pérdida de "una pluma reveladora y valiente"y deja "un vacío irrecuperable". En declaraciones a Efe, Vigil elogió la obra "monstruosa y monumental"que deja tras de sí el autor uruguayo, fallecido hoy en su domicilio de Montevideo a los 88 años de edad. Según la escritora, "en el extranjero se le valoró más que en Uruguay", donde a su juicio "hay un grupito de intelectuales que se negó a darle el lugar que merece". "Las musas nunca lo abandonaron", agregó Vigil, quien destacó que el autor de obras como "Gracias por el fuego"y "La Tregua"desarrolló "todos los géneros y estilos"a través de "una inspiración fantástica". Vigil recordó el debilitamiento de la salud de Benedetti tras la muerte hace tres años de su esposa, Luz, a la que dedicó su poemario "Canciones del que no canta"y quien fue "su único amor", subrayó. "No hay que olvidar que los poetas viven del corazón y para él esa pérdida fue terrible, no pudo superarla", manifestó la escritora, quien consideró que gracias a la "calidad"y la "cantidad"de su obra "Benedetti no va a morir jamás".

El director de la Academia Hondureña de la Lengua, Oscar Acosta, lamentó hoy la muerte del poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti, de quien dijo a Efe que "fue una conducta ejemplar". "Don Mario fue un maestro de la poesía, del cuento, de la literatura en general, su muerte nos pesa", añadió Acosta, quien también recordó que conoció a Benedetti en Madrid en 1976. Acosta, poeta y diplomático, indicó que guarda de Benedetti "Cuentos completos", con dedicatoria especial de su puño y letra, que data del 13 de octubre de 1992. El escritor hondureño dijo que Benedetti se definía como "un hombre de dos mundos", por el tiempo en que obligado por la crisis política en su país, "vivía seis meses en Europa y seis meses en América". "Benedetti fue un hombre de una conducta insobornable, a pesar de las dictaduras militares, siempre estuvo atento a la marcha de la democracia, por la que luchó", subrayó Acosta.