Alberto Fernández presenta un gabinete para sacar a Argentina de la crisis

La vicepresidenta Cristina Kirchner tuvo una fuerte influencia en la lista

Un gabinete de emergencia cuya máxima preocupación es la economía y en especial “la megadeuda” contraída con el FMI por el presidente saliente Mauricio Macri. Una carga extra que acrecienta la crisis más profunda vivida por la Argentina en la última década. El fantasma del corralito del 2001 sobrevuela la Argentina y el riesgo a un nuevo default continua. Los retos de este equipo son grandes y la paciencia de los argentinos corta. Los analistas calcula que sin en seis meses si la situación no mejora, sonaran cacerolazos de nuevo.

El fichaje estrella es Martín Guzmán, el nuevo “megaministro” de Economía. Algunos dicen que cuando tocas fondo es más fácil salir del abismo pero en este caso, “el gigante sudamericano” está “encadenado” por la deuda contraída con el FMI. Un proyecto con “alas cortas”.

La tarea del economista, un discípulo del ganador del Premio Nobel Joseph Stiglitz en la Universidad de Columbia, no será sencilla: Argentina sufre una de las inflaciones más altas del planeta, una profunda recesión y una deuda que parece impagable sin renegociar.

Es probable que Fernández respalde un cambio brusco respecto del enfoque económico del presidente neoliberal saliente, Mauricio Macri, cuya austeridad respaldada por el Fondo Monetario Internacional ayudó a reducir los déficits fiscales pero desembocó en un derrumbe de la economía que golpeó su popularidad.

El economista heterodoxo Matías Kulfas, que anteriormente ocupó cargos en el Gobierno y el banco central, fue designado ministro de Producción. Acompañará a Guzmán en la tarea.

Mientras, la bolsa argentina volvía a operar en alza ayer, por tercera sesión consecutiva, en un clima expectante al anuncio oficial del gabinete de Gobierno que acompañará al presidente electo Alberto Fernández.

Cristina Kirchner puso a sus jugadores

Por su parte Cristina Fernández de Kirchner decidió no participar en el anuncio del gabinete nacional. Sin embargo la vicepresidenta electa negoció con Alberto los nombres de los futuros ministros, y una vez terminada esa faena interna, se apartó del escenario para que todas las cámaras del país hicieran foco sobre el sucesor de Mauricio Macri.

En tanto, el nuevo mandatario se aseguró gente de su confianza en la jefatura de Gabinete (Santiago Cafiero), en Producción (Matías Kulfas), en Salud (Ginés González García), en Justicia (Marcela Losardo), en Obras Públicas (Grabriel Katopodis), en Educación (Nicolás Trotta), en Trabajo (Claudio Moroni) y en Relaciones Exteriores (Felipe Solá) –quien ya advierte que no habrá afinidad con Venezuela-

La ex presidente cuenta entre los “suyos” del Gabinete a Agustín Rossi (Defensa), De Pedro (Interior), Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros y Diversidad), Juan Cabandié (Medioambiente), Roberto Salvarezza (Ciencia y Tecnología), Sabina Frederic (Seguridad) y Tristán Bauer (Cultura).

En embajadas y altos cargos Alberto se rodeo de leales, incluso amigos de la infancia. En cualquier caso el hijo de Cristina, Máximo, diputado y quien lidera la Cámpora, organización juvenil pro Kirchner, también movió ficha y puso a gente cercana. El equipo formado por Alberto es por tanto, de centro izquierda fiel a su idiosincrasia, representando a un peronismo moderado y pragmático. Pero también hay “infiltrados kirchneristas" que podría romper el equilibrio del nuevo mandato.