“Es una cuestión de legado histórico. Esto sí que parece afectar a Donald Trump”

No está claro que el “impeachment” afecte en la reelección del presidente en las elecciones de 2020

Trump heads to Chicago
28/10/2019 ONLY FOR USE IN SPAIN FOTO: Contacto Contacto

En el Día D para el juicio político contra el presidente Donald Trump, LA RAZÓN entrevista a Justin Whitely Holmes, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Northern Iowa. Para el experto, realmente que Donald Trump sea sometido a un “impeachment” no supone nada en la práctica, Trump continúa con todos sus poderes. Eso sí, se trata de una “cuestión de legado histórico”. Y es que después de la votación en la Cámara de Representantes, lo más probable es que se inicie el juicio de destitución en su contra. “Trump será recordado como uno de los escasos tres presidentes a los que se les hizo un “impeachment”. Esto sí que parece afectarle”, concluye el profesor.

¿Qué supone para un presidente de Estados Unidos que lo sometan a un «impeachment» por «delitos graves y faltas leves»?

En la práctica, nada. A no ser que sea condenado por el Senado. En términos de gobernanza, no hay consecuencias si solo se inicia el proceso de «impeachment». El presidente continúa con todos sus poderes. Puede suponer un golpe para tu reputación en Washington, pero no creo que eso ahora importe mucho. Los partidos están ya de por sí muy polarizados. Se trata más de una cuestión de legado histórico. Si asumimos que se iniciará el juicio político, Trump será recordado como uno de los escasos tres presidentes a los que se les sometió a un «impeachment». Esto sí que parece afectarle. Su cuenta de Twitter lo demuestra sin duda. También fuentes anónimas cercanas al presidente han señalado que está increíblemente enfadado sobre que significa esto para su reputación.

Trump será acusado de dos cargos, ¿pasarán la votación del Senado?

Parece muy poco probable porque se necesita una mayoría de dos tercios. Incluso asumiendo que todos los demócratas e independientes votan para echar al presidente, necesitarían que 20 republicanos se les unieran, algo casi imposible.

Los republicanos votan en bloque, completamente unidos. ¿Por qué se han decantado por esta estrategia?

Por varias razones. Primero están preocupados por el partido y las futuras elecciones. Sacar a Trump un año antes realmente los pone en aprietos. Pence no es probablemente un candidato nacional fuerte, y les será muy lioso organizar unas primarias cuando apenas nadie ha estado haciendo campaña. En parte lo hacen también para no dar una victoria a los demócratas. Y por otra parte, para no tener que adminitr que se equivocaron al respaldarlo. Pero principalmente es que si Trump les da las políticas que quieren, y que de momento está siendo el caso, realmente no les importa qué haga. Se ha escrito mucho sobre republicanos en el Congreso (otra vez de manera anónima) a los que no les gusta Trump por todo tipo de razones, pero mientras les da las políticas que les gustan, no van a hacerlo público.

¿Tendrá este debate y posterior votación consecuencias negativas para Donald Trump durante las elecciones presidenciales de 2020?

Es difícil de augurar. Los sondeos sobre el “impeachment” indican que una mínima mayoría piensa que Trump debe someterse a un juicio político y ser destituido. Sin embargo, alrededor de un 75% piensa que su llamada al presidente de Ucrania fue inapropiada. En general, lo que ha sido extraordinario es que nada parece cambiar su nivel de aprobación, que siempre ha estado rondando el 40% durante todo su mandato. El informe Mueller no supuso nada. Tampoco el filtrador. Ni las audiencias del Comité Judicial de la Cámara de Representantes. Nada. En líneas generales, la gente a la que Trump no gustaba sigue sin gustarle ahora y la gente que apoyaba entonces a Trump se han visto influenciada por sus defensas. La principal pregunta, que las encuestas no captan muy bien, es si ¿esto motivara a que aumente la participación de un lado o del otro? Mi sospecha es que Trump siempre ha estado en una carretera difícil hacia la reelección porque su victoria anterior fue por un margen muy estrecho y los demócratas parecen muy unidos en lograr echarle, sea quien sea el nominado. Todo esto puede que incluso le motive más. Alternativamente puede haber una respuesta negativa por parte de los republicanos que se han dedicado simplemente a mantenerle en el cargo. Eso sí, en este momento, ¡no me atrevo a apostar por 2020!