Líbano cumple tres meses de protestas sin formar Gobierno

Los manifestantes llaman a la huelga general, mientras los partidos negocian un acuerdo que ponga fin con el “iimpasse” político

Anti-government protest in Beirut
Los manifestantes y la Policía antidisturbios volvieron a enfrentarse ayer en las calles de BeirutWAEL HAMZEHEFE

Desgañitados para ver quien grita por encima de los estridentes altavoces, una multitud enfurecida se manifestó ayer por tercer día consecutivo en el centro de Beirut. Hoy se cumplen tres meses desde que comenzaron las protestas y la situación en Líbano ha ido a peor. La crisis económica es insalvable, no hay dólares en los bancos y la libra libanesa se ha devaluado un 70% de su valor frente al dólar. Antes de las protestas, un dólar se cambiaba por 1.500 libras, ahora lo hace por 2.500. Los cortes de luz se han triplicado, pasando de tres horas sin electricidad a 9 horas diarias y continúa la crisis de Gobierno porque no hay voluntad política para formar un nuevo Ejecutivo.

Así las cosas, los libaneses, después de un parón por las vacaciones de Navidad han regresado a la calle, pero ahora más enfurecidos. “Vamos a seguir protestas violentas; Vamos seguir con la semana de la ira, porque hasta ahora los políticos no han entendido nada”, explica a LA RAZÓN Maya, una manifestante.

En estas protestas se ha “invitado”, o más bien permitido, a los secuaces de HIzbulá formar parte para destrozar las fachadas y ventanas de los bancos. “Nos necesitan y los necesitamos, pero no son parte de la revolución”, indica tajante Elias, un cabecilla de las protestas.

Hasta la fecha, desde que estalló la violencia el martes, más de medio centenar de manifestantes han sido arrestados por las fuerzas antidisturbios después de llevar a cabo actos vandálicos como destrozar negocios y bancos con barras de metal, así como enzarzarse con palos y piedras a con la Policía.

En la tarde de ayer se reunieron el nuevo primer ministro, Hasan Diab, y el presidente del Parlamento, Nabib Berri, para unas consultas con el fin de agilizar la formación del nuevo Gobierno. Los manifestantes han declarado hoy una huelga general para protestar por el “impasse” político y exigir la creación de un Gobierno independiente.