EE UU coloca al “califa” del Estado Islámico como el enemigo público número uno

Incluye al nuevo líder de EI en su lista de terroristas más buscados

Ibrahim Hashimi y las zonas del mundo donde mantiene "wilayas" (franquicias)
Ibrahim Hashimi y las zonas del mundo donde mantiene "wilayas" (franquicias)

El Gobierno de Estados Unidos ha incluido al cabecilla del Isis, Abú Ibrahim al Hashimi, en la lista de los terroristas más buscados. Este individuo fue el que sustituyó a Abu Bark Baghdadi al frente de la banda yihadista tras su muerte en una operación de la Delta Force USA.

Desdee que se produjo el nombramiento, los jefes de las “wilayas” (franquicias) han promovido la adhesión personal a su persona y han colgado vídeos en las redes sociales en los que se ven a mohujahidines (combatientes) recitando la fórmula de juramento.

“Le damos bay'ah a Amirul-Muminin, califa de los musulmanes, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurashi, comprometiéndonos a escuchar y obedecerle, en momentos de deleite y disgusto, y en momentos de dificultad y tranquilidad, y para hacerlo desinteresadamente; y no disputar el mandato de aquellos que tienen la autoridad a menos que veamos un kufr (infidelidad) descarada y de la cual tengamos pruebas de Alá”, dice el juramento que repiten unos y otros.

El Departamento de Estado USA considera que Hashimi, cuyo nombre real es Mohamed Abdulrahman al Mauli al Salbi, "fue activo en Al Qaeda en Irak (AQI)", de la que surgió posteriormente Estado Islámico”. Con posterioridad, "ascendió rápidamente entre las filas de Estado Islámico" y "ayudó en el secuestro, asesinato y tráfico de miembros de la minoría religiosa yazidí en el noroeste de Irak mientras supervisaba las operaciones internacionales".

El Departamento ha recalcado que la designación "es parte de un esfuerzo más amplio para derrotar a Estado Islámico", antes de apuntar que "en coordinación con la coalición internacional, se han logrado progresos significativos".

Los responsables de seguridad consideran que "hemos destruido completamente el llamado califato de Estado Islámico en Irak y Siria y estamos llevando la lucha a sus ramas y redes en todo el mundo".

Esta afirmación es una contestación a las continuas proclamas de Isis en sus redes y publicaciones en las que se jacta de los atentados que comete y trata de burlarse de los EE.UU. Y de sus últimos presidentes por haber afirmado que habían derrotado al grupo terrorista.

El nombramiento de Hashimi ha suscitado dudas entre los ortodoxos del Islam al recordar que no se puede efectuar en la clandestinidad, como ha ocurrido ahora, y que el nuevo jefe religioso y operativo tiene que pronunciar una alocución para dar a conocer sus proyectos.

En este caso, el nuevo “califa” parece preferir que le conozcan por sus hechos más que por sus palabras. Las células de Isis cometen atentados cada vez más atroces y las “ejecuciones” son filmadas y divulgadas con todo tipo de detalles a través de las redes sociales.