Envenenamiento masivo con monóxido de carbono en una “rave” en un búnker

Veinticinco personas tuvieron que ser atendidas, cinco de ellas en estado grave tras participar en una fiesta ilegal en Oslo

Unas 25 personas que participaron en una rave ilegal en un búnker en la capital noruega, Oslo, resultaron envenenadas al inhalar monóxido de carbono emitido por los generadores portátiles de electricidad. Así lo confirmó la Policía este domingo.

Cinco de las personas -incluidos dos policías que fueron los primeros en llegar al búnker- fueron hospitalizadas en estado crítico pero sus vidas no corren peligro, ha informado la agencia de noticias noruega NTB.

Dos de los cinco fueron dados de alta de cuidados intensivos el lunes, informó NTB.

Hasta 200 asistentes a la fiesta de entre 20 y 30 años se habían reunido para el rave, que utilizó generadores diésel portátiles para alimentar sistemas de iluminación y sonido.

Las autoridades descubrieron el evento la madrugada del domingo cuando una patrulla policial se encontró con un grupo de jóvenes confundidos en el parque donde se encuentran los búnkeres.

Los servicios de emergencia encontraron a siete personas inconscientes en el búnker. La emisora noruega NRK dijo el domingo que nadie había sido acusado de irregularidades. La fiesta comenzó el sábado por la noche y se anunció en las páginas cerradas de las redes sociales.

La empresa propietaria del búnker describió la rave ilegal como un “robo grave” y dijo que la empresa no tenía ninguna responsabilidad, informó el periódico VG de Noruega.

La entrada al búnker estaba previamente cerrada con hormigón armado doble. Sin embargo, fue reabierto por nuevos propietarios y solo asegurado con tablas de madera.

Los organizadores dijeron más tarde que los generadores diesel estaban en una habitación con ventilación, pero ni la Policía ni los bomberos pudieron confirmarlo.

Varios asistentes a la fiesta dijeron a los medios noruegos que tuvieron que salir varias veces para respirar aire fresco.

Gas incoloro pero mortal

El monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro producido por la quema de combustibles a base de carbono, incluidos el gas, el petróleo, la madera y el carbón. El gas es dañino porque desplaza el oxígeno de los glóbulos rojos y daña los órganos principales.

La exposición puede causar dolor de cabeza, mareos, náuseas, tos, problemas respiratorios e irritación de los ojos, nariz y garganta y, en algunos casos, puede ser fatal.