Así será el último debate Trump-Biden

Los candidatos presidenciales se enfrentan hoy en su segundo cara a cara, en una de sus últimas oportunidades para convencer a los indecisos

Todo preparado en Nashville para el debatePatrick SemanskyAP

El presidente Donald Trump y su rival demócrata, Joe Biden, afrontan esta noche en Tennessee su segundo y último cara a cara a tan solo 12 días de las elecciones.

Cuándo es

Es hoy y empieza a las 8 p.m. (3 de la mañana en España). Tendrá lugar en Nashville, Tennessee, y estrá moderado por la periodista Kristen Welker, de la cadena televisiva NBC.

Cuánto dura

La reunión durará 90 minutos en horario estelar.

Cómo se estructura

Hay seis temas de debate, de quince minutos cada uno. Los candidatos dispondrán de los primeros dos minutos de cada bloque para explicar las líneas maestras de su política sin que el oponente pueda interrumpir, dado que se silenciará su micrófono.

Qué temas se tratarán

El debate tendrá seis temas: la lucha contra la covid-19, las familias estadounidenses, la raza en Estados Unidos, el cambio climático, la seguridad nacional y el liderazgo.

Preguntas clave

  • ¿Puede Trump cambiar la trayectoria de la campaña?

Trump tiene las encuestas en contra. Su equipo ha mostrado su preocupación hasta en voz alta por la perspectiva de una derrota. Este debate representa su mejor, y quizás última, oportunidad para cambiar las encuestas. El presidente desperdició su oportunidad en el primer debate de apertura el mes pasado, cuando su estrategia de atacar a Biden todo el tiempo fracasó. Trump perdió una segunda oportunidad cuando se negó a participar en el segundo debate después de que los organizadores decidieran que los candidatos se enfrentarían virtualmente debido a las preocupaciones sobre el contagio por coronavirus del presidente.

Por lo tanto, Trump necesita encontrar una manera de enfocar el debate, y las elecciones, en Biden y sus responsabilidades. Pero para hacer eso, debe evitar convertirse en el centro de atención, algo que no es natural para el presidente.

La organización ha decidido silenciar los micrófonos de los protagonistas durante el arranque de cada segmento de quince minutos,. El resto de cada bloque de 15 minutos será una discusión abierta. El cambio garantizará que los candidatos tengan al menos algo de tiempo para responder preguntas sin interferencias. Sin embargo, en última instancia, el silenciador solo se puede usar durante un total de 24 minutos del debate de 90 minutos. Eso es tiempo de sobra para que los candidatos se interrumpan y ataquen.

  • ¿Dará Trump un mejor argumento sobre la pandemia?

Quiera o no, el presidente tendrá que hablar extensamente sobre el coronavirus. Y tiene que encontrar una respuesta mejor que la que tuvo durante el primer debate para convencer a los votantes indecisos de que tiene la situación bajo control. No será fácil. Los contagios por coronavirus están aumentando a sus niveles más altos en meses. Más de 220.000 estadounidenses han muerto. Y en lugar de trabajar en un plan integral para detener la propagación basado en la ciencia, Trump ha pasado los últimos días atacando al experto en enfermedades infecciosas más respetado del país, el Dr. Anthony Fauci, mientras ignora la recomendación de su propia administración de usar mascarillas. En el primer debate, Trump señaló su decisión de hace meses de instituir una prohibición parcial de viajar a China como evidencia de que estaba haciendo un buen trabajo. También ha destacado estadísticas cuidadosamente seleccionadas que minimizan el alcance de la crisis. Tendrá que llevar al debate algo mejor que eso si pretende convencer a alguien que no sea su base más leal.

  • ¿Cómo manejará Biden los ataques contra su hijo?

Trump y sus aliados en los medios conservadores se han centrado en los negocios turbios del hijo de Biden, Hunter, en los últimos días. El equipo de Biden sabe que Trump hará de esas acusaciones una pieza central de su estrategia de debate. El presidente ya sacó en el primer debate el consumo de drogas de Hunter, que el joven ha reconocido públicamente. Pero el ataque de Trump se le volvió en contra cuando Biden declaró que estaba orgulloso de su hijo, quien, como muchos estadounidenses, había luchado para superar una adicción. Trump cree que esta vez tiene más municiones, después de la publicación de un informe sensacionalista sobre el trabajo de Hunter Biden en el extranjero. El informe se centra en datos supuestamente recuperados del ordenador portátil de Hunter Biden, aunque los datos no han sido verificados y, si son ciertos, no vinculan al candidato Biden con ninguna trama de corrupción. El equipo de Biden considera que Trump pretende así distraer la atención de preocupaciones mucho más urgentes, como la pandemia, pero el demócrata tendrá igualmente que defenderse a sí mismo y a su familia.