Qué sucedió durante la noche del “Delcygate”

La vicepresidenta de Venezuela pasó 14 horas en Barajas pese a estar sancionada por la UE con la prohibición de entrar a territorio comunitario. El ministro Ábalos se reunió con ella en el aeropuerto

Seguimiento crisis del coronavirus en Venezuela
AME1593. CARACAS (VENEZUELA), 30/08/2020.- Fotografía cedida por Prensa de Miraflores que muestra a la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, mientras ofrece una rueda de prensa hoy, en Caracas (Venezuela). Seis personas más murieron por el COVID-19 en Venezuela y la cifra total de fallecidos desde que comenzó la pandemia ascendió a 381, informó este domingo la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez. EFE/ Prensa De Miraflores SOLO USO EDITORIAL NO VENTASPrensa de MirafloresEFE

Durante la madrugada del 20 de enero, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, hizo escala en Madrid durante un viaje hacia Turquía. Estuvo catorce horas en territorio español pese a que las sanciones impuestas sobre ella y otros altos cargos del régimen de Nicolás Maduro impiden que pisen suelo comunitario.

Su escala en España fue polémica también porque el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, se había visto con ella, un encuentro que fue ocultado a la opinión pública. Tras difundirse dicha reunión, el Gobierno ofreció diferentes versiones con declaraciones de Ábalos que desataron las especulaciones sobre el acercamiento de Pedro Sánchez al régimen de Maduro.

Delcy Rodríguez, entonces vicepresidenta de Venezuela y mano derecha de Maduro, fue sancionada en 2018 por la Unión Europea por “menoscabar la democracia en Venezuela” y usurpar competencias de la Asamblea Nacional y utilizarlas para atacar a la oposición. La Unión Europea obligó entonces a adoptar “las medidas necesarias para impedir que entren en su territorio o transiten por él” las personas sometidas a una prohibición de viajar a la UE, según la decisión del Consejo de la Unión Europea.

La entrada a territorio español de la vicepresidenta de Venezuela incumplió el mecanismo sancionador de la UE. En cambio, si España hubiera comunicado previamente por escrito su decisión de abrir una excepción con Delcy Rodríguez, no existiría un conflicto con la UE.

Desde Moncloa se rechazó la versión de que la visita de Delcy Rodríguez a Madrid hubiera sido preparada por el Gobierno con un día de antelación. "Es absolutamente falso que se dieran aviso o indicaciones a las autoridades de Barajas o a cualquier otra instancia», explicó el Ministerio del Interior en una nota a los medios de comunicación.

Rodríguez mantuvo un encuentro con el ministro Ábalos, quien conversó con ella durante al menos 25 minutos en la sala VIP de la compañía aérea Sky Vallet en el aeropuerto de Barajas. Según otras informaciones, Delcy Rodríguez habría hablado también con el presidente Pedro Sánchez a través del teléfono móvil de ministro Ábalos. Fuentes de Interior destacaron en su día que las dependencias del aeropuerto como la sala de inadmitidos o la de peticionarios de asilo no son territorio español.

La declaración ante notario de un vigilante de seguridad del aeropuerto, que fe luego expedientado por su empresa, puso en contradicción algunos puntos defendidos por el ministro de Transportes. Dicho trabajador, tras querer imputarle cierta la responsabilidad, decidió romper su silencio y desvelar ante notario todo lo que vio aquella madrugada. El testimonio -adelantado por LA RAZÓN aquí- detalló a lo largo de tres folios la responsabilidad de todas las autoridades implicadas, cómo el pasaje enviado desde Venezuela cruzó a territorio español con Delcy Rodríguez a la cabeza y como todo esto ocurrió “sin que se realizara ni control de pasaportes ni tampoco de maletas”.

¿Por qué Ábalos dio diferentes versiones?

Al estar incumpliendo presuntamente el mecanismo de sanciones de la UE, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, quiso ofrecer una explicación breve y quitando hierro a la reunión con la vicepresidenta de Venezuela. Pasó de ser un “saludo forzado” y de cortesía a reconocer finalmente que hubo un encuentro de 25 minutos y que ese encuentro evitó una “crisis diplomática”. Según el ministro, él animó a la vicepresidenta chavista a que saliera cuanto antes de España.