La imagen de una escolta de la reina de Tailandia que indigna en Twitter

Los privilegios de la monarquía tailandesa desatan la polémica

La imagen de la escolta de los reyes que ha provocado indignación
La imagen de la escolta de los reyes que ha provocado indignaciónRUNGROJ YONGRITEFE

La crisis política se intensifica en Tailandia mientras se suceden las manifestaciones a favor de una reforma de la Constitución que permita reducir el poder de la monarquía tailandesa.

El rey Vajiralongkorn de Tailandia, que reina desde 2016, carece del carisma y el respeto que suscitaba su padre, Bhumibol Adulyadej, y su ausencia del país la mayor parte del año, así como opulenta y extravagante vida en las montañas de Baviera, generan cada vez más críticas, especialmente ahora que la pandemia de Covid-19 está golpeando duramente la economía tailandesa.

Con siete hijos de tres matrimonios, el monarca se casó el año pasado con una antigua azafata, Suthida, a la que convirtió en reina. Apenas unos meses después presentó oficialmente a su consorte real, Sineenat Wongvajirapakdi.

El monarca volvió al país a mediados de octubre y aumentó su poder al tomar control personal de varias unidades militares en Bangkok y de la fortuna real, valorada en al menos 35.000 millones de dólares (unos 29.000 millones de euros).

Este fin de semana, una imagen ha vuelto a generar debate sobre la monarquía tailandesa: un periodista británico publicó en twitter una foto de la reina Suthida acompañada de una mujer que muestra unas rodillas muy dañadas con el siguiente texto: “Cuando tu trabajo requiere que pases gran parte del tiempo de rodillas”. Las respuestas no se hicieron esperar: casi 30.000 retuits y muchos comentarios que denuncian la “esclavitud” en pleno siglo XXI y califican de “vergüenza” y “práctica medieval” situaciones así.

La monarquía es casi intocable en Tailandia, hasta el punto de que el artículo 112 de la Constitución prohíbe insultar a los monarcas y conlleva condenas de cárcel consideradas desproporcionadas por activistas y organizaciones. Una de las señas de respeto más comunes en el país es arrodillarse ante los reyes y los miembros de su familia, considerados casi deidades.

El rey Maha Vajiralongkorn y la reina Suthida rodeados de funcionarios arrodillados ante ellos durante la inauguración de una nueva estación de metro en Bangkok, este mes FOTO: ROYAL HOUSEHOLD BUREAU via REUTERS