¿Qué está pasando en Tailandia? El Gobierno endurece las medidas contra las protestas prodemocráticas

Bangkok decreta el estado de emergencia y despliega al Ejército para frenar a los manifestantes que piden reformas en el Gobierno y en la monarquía

El Gobierno de Tailandia ha decretado el estado de emergencia, por lo que se prohíben reuniones a partir de cinco personas y la publicación de noticias que puedan dañar la seguridad nacional. Pero los manifestantes no están dispuestos a acatarlo y el Gobierno ha desplegado a los militares a las afueras del Parlamento de Tailandia y la Casa de Gobierno

El Gobierno pretende con esta medida devolver al país “la paz y el orden”, alterados desde julio por protestas que reclaman la dimisión del Ejecutivo del general golpista Prayut Chan-o-cha,, una reforma que limite el poder del Ejército, una nueva Constitución al considerar ilegal la actual redactada por la antigua junta militar (2014-2019) y, el punto más conflictivo, una reforma de la monarquía.

La protesta de ayer, que coincidió con el aniversario de la revolución estudiantil de 1973, registró un gesto inédito de rebeldía cuando los manifestantes cercaron el paso de la caravana de coches donde viajaban la reina Suthida y el príncipe heredero Dipangkorn, informó Efe. Congregados bajo la coalición civil Partido del Pueblo, las protestas están lideradas por varias organizaciones estudiantiles.

Las recientes movilizaciones estudiantiles surgieron en febrero para protestar por la disolución por orden judicial de Anakot Mai (Nuevo Futuro), un emergente partido opositor con un gran apoyo entre los jóvenes por su agenda progresista.

La pandemia obligó a parar pero volvieron a las calles en julio y el 10 de agosto los manifestantes de la Universidad de Thammasat leyeron por vez primera una lista con diez peticiones para reformar la monarquía y reducir su influencia política. Aseguran que el rey, de 68 años, ha ampliado su control sobre varias unidades del Ejército y denuncian el patrimonio de la casa real, unos 35.000 millones de dólares (unos 31.000 millones de euros). Y es que la Casa Real de Tailandia es la más rica del mundo, según un estudio publicado en 2011 por la revista Forbes.

Lejos queda un tiempo bastante reciente en el que los tailandeses se arrodillaban ante el paso de la caravana real. No hay que olvidar que en Tailandia la ley de lesa majestad prevé penas de hasta 15 años de cárcel para quien critique a la corona. La monarquía ha ocupado tradicionalmente un lugar sagrado en la sociedad tailandesa. Pero Maha Vajiralongkorn no es su padre, el venerado rey Bhumibol Adulyade. Pasa la mayor parte de su tiempo en Alemania, viviendo una vida de lujos y lujuria con sus concubinas, ha llegado a modificar leyes que limitaban su poder, y el pueblo ha empezado a rebelarse.

La inestabilidad amenaza de nuevo a Tailandia, que ha vivido doce golpes de estado desde 1932.