“Con Draghi en el gobierno de Italia no habrá un estado asistencialista”

El profesor Matteo Re considera que el ex presidente del Banco Central Europeo representa una gran oportunidad para Italia

Mario Draghi a su llegada al Palazzo Chigi
Mario Draghi a su llegada al Palazzo ChigiMAURO SCROBOGNA / POOLEFE

Matteo Re, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, cree que con la elección de Mario Draghi como primer ministro de Italia el país se enfrenta a una gran ocasión para superar la crisis política que vive desde hace dos meses y encarar la nueva etapa que se avecina con la entrega de más de 200.000 millones de euros en ayudas procedentes de la Unión Europa.

¿Qué fuerza tendrá el gobierno de Mario Draghi?

Bastante porque casi todos los partidos le van a apoyar con la excepción de Hermanos de Italia (partido conservador nacionalista). Es verdad que hubo algunas dudas en el Movimiento 5 Estrellas (M5E) pero finalmente la base apoyó esta decisión empujada por los líderes del partido. Todo ello es una buena señal porque muestra que los gobiernos populistas de estos dos años han sido finiquitados, curiosamente por ellos mismos. El M5E y Matteo Salvini (líder de la Liga) han apoyado a Draghi. Hemos pasado del populismo a pedir la vuelta de las elites. Todo esto tiene mucho que ver con el hecho de que en breve habrá que decir a la UE como vamos a gastar las ayudas de 209.000 millones de euros que se van a entregar a Italia. El problema, por tanto, era saber quién va a estar en el Gobierno para gestionar este dinero. Los partidos han entendido que es mejor permanecer unidos y que sea Draghi el mejor para el puesto en estos momentos. Cabe resaltar que la relación de Draghi con Europa es muy buena, y eso que la relación del anterior primer ministro Conte no era mala.

¿Por qué se opone Hermanos de Italia a apoyar a Draghi?

Hermanos de Italia se opone porque quiere ir a elecciones con el argumento de que el pueblo es soberano, pero aquí choca con los intereses de otros políticos. No hemos llegado a la mitad de la legislatura y acudir a las urnas significaría para muchos diputados irse a casa sin el sueldo vitalicio que cobran los diputados. Dejar el escaño duele. Votar puede parecer algo obvio, pero creo que la oportunidad es tan buena (aunque igual estamos exagerando y descubrimos después que Draghi no es tan brillante) que ir a votar ahora es un error. No es el momento puesto que podrían transcurrir cuatro o cinco meses, y no hay tiempo.

Italia ya tiene la experiencia de un primer ministro de perfil técnico como Mario Monti, que no acabó muy bien. ¿Será igual con Draghi?

Fue una experiencia negativa, pero la idea que tiene Draghi y la que tenía Monti para la recuperación económica en 2012 son totalmente diferentes. Draghi va a apoyar que haya liquidez para las empresas y una reducción de impuestos para que haya trabajo, no habrá con él un estado asistencialista, como planteaba el M5E. Monti redujo el gasto e impuso la austeridad, porque lo pedía la UE. Bruselas hoy pide otra cosa, os damos dinero pero lo tenéis que gastar bien. Italia es un país con infraestructuras muy viejas, así que ahora tenemos una oportunidad de renovar muchas otras cosas.

¿Podrá acabar la legislatura Draghi?

Si, yo creo que va a durar los dos años que quedan para que termine la legislatura, no solo porque casi todos los partidos lo apoyan. Si se votara hoy ganaría Salvini. ¿Y en dos años? Draghi, que tendrá entonces 75 años, no creo que aspire a seguir de primer ministro sino, en todo caso, a convertirse en el nuevo presidente de la República. Por tanto, Draghi no es un peligro para la derecha.

¿Por qué este cambio tan radical en Salvini, que ahora incluso parece europeísta?

Salvini ha dado un bandazo, ha dicho de manera pública que va con Europa, algo insólito en él. De hecho apoyaba el Brexit y esperaba un “Italexit”. De momento no hay problema de euroescepticismo en su partido. El M5E también fue un partido bastante euroescéptico. Ambos partidos ahora se están demostrando maduros, unidos por un interés nacional, pero también personal. Salvini sabe que es mejor para él llevarse bien con Draghi por si éste se convierte en presidente de la República en un futuro, porque el presidente es el que nombra al primer ministro. Y el M5E lo hace porque en el fondo es un partido hundido ahora mismo, si se votase perdería la mitad de los votos que obtuvo en 2018. No le conviene ponerse ahora al lado de Hermanos de Italia, un partido de derechas.