El oro afgano depositado en EEUU, congelado hasta que se reconozca al gobierno talibán

El Banco Central de Afganistán tiene 10.000 millones en activos en el extranjero

La gente hace fila para retirar dinero de los bancos que solo permitieron el retiro de 200 dólares por semana de una cuenta en sus sucursales centrales en Kabul
La gente hace fila para retirar dinero de los bancos que solo permitieron el retiro de 200 dólares por semana de una cuenta en sus sucursales centrales en Kabul FOTO: STRINGER EFE

La administración Biden no tiene planes de liberar miles de millones en oro afgano, inversiones y reservas de divisas extranjeras depositadas en Estados Unidos y congeladas después de la toma de poder de los talibanes, a pesar de la presión de grupos humanitarios, que piden liberar los fondos para evitar el colapso de la economía de Afganistán. Gran parte de los 10.000 millones en activos del Banco Central Afgano están depositados en el extranjero, donde se consideran un instrumento clave para que Occidente presione a los talibanes para respetar los derechos de las mujeres y el estado de derecho. Cualquier liberación de estos activos puede tardar meses, dijeron expertos financieros.

Funcionarios del Departamento de Estado de EEUU, el Tesoro y el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca han mantenido discusiones sobre las finanzas de Afganistán desde que los talibanes asumieron el poder a mediados de agosto. Cualquier decisión de liberar los fondos probablemente involucraría a altos funcionarios estadounidenses de varios departamentos, pero en última instancia dependerá del presidente Joe Biden, dijeron los expertos.

Los precios de los alimentos y el combustible se están disparando en todo Afganistán, en medio de una escasez de efectivo provocada por la interrupción de la ayuda exterior, la interrupción de los envíos de dólares y una sequía.

El Tesoro de EEUU afirmó esta semana que había otorgado una licencia autorizando al gobierno de los Estados Unidos y sus socios a continuar facilitando la ayuda humanitaria en Afganistán. También dio luz verde a Western Union, la empresa de transferencia de dinero más grande del mundo, y a otras instituciones financieras para reanudar el envío de remesas personales a Afganistán de migrantes en el extranjero. Pero el Departamento del Tesoro no está flexibilizando las sanciones a los talibanes ni flexibilizando las restricciones sobre su acceso al sistema financiero global, dijo un portavoz a Reuters.

“El gobierno de Estados Unidos ha estado en contacto con socios humanitarios en Afganistán, tanto con respecto a las condiciones de seguridad en el terreno como sobre su capacidad para continuar con su trabajo humanitario”, dijo el portavoz. “A medida que mantenemos nuestro compromiso con el pueblo afgano, no hemos reducido la presión de las sanciones sobre los líderes talibanes ni las importantes restricciones a su acceso al sistema financiero internacional”.

Shah Mehrabi, profesor de economía en Maryland y miembro durante mucho tiempo de la junta del banco central afgano, un alto funcionario ruso y grupos humanitarios se encuentran entre los que instan al Tesoro de Estados Unidos a descongelar también los activos afganos, diciendo que hay vidas en juego. “La gravedad de la situación es inmensa. Cada día que pase va a resultar en más sufrimiento y más éxodo de personas”, dijo Mehrabi.

El Fondo Monetario Internacional también ha impedido que los talibanes accedan a unos 440 millones de dólares en nuevas reservas de emergencia, o Derechos Especiales de Giro, emitidos por el prestamista mundial el mes pasado. Adnan Mazarei, exdirector adjunto del FMI y ahora miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional, dijo que Estados Unidos no podía liberar legalmente los activos afganos hasta que hubiera un gobierno reconocido internacionalmente, y eso podría tardar muchos meses en ocurrir.

Brian O’Toole, un ex funcionario del Departamento del Tesoro que ahora trabaja en el Atlantic Council, explicó que la liberación de los activos afganos no resolvería los considerables problemas de Afganistán. “La simple liberación de esos fondos no estabiliza la economía afgana, ni hace nada por el estilo. Lo que hace es dar acceso a los talibanes” a miles de millones de dólares, añadió. “No creo que haya muchas ganas en Estados Unidos para hacer eso, ni debería haberlo”.