600 cerdos han sido sacrificados en el Reino Unido: “Estos animales iban a alimentar a la nación”

Boris Johnson no es capaz de entender “el horrible desperdicio alimentario” que supondría matar e incinerar a animales sanos que estaban destinados a ser consumidos

Cerdos en un granja
UMU
05/02/2021
Cerdos en un granja UMU 05/02/2021UMU UMU

Unos 600 cerdos han sido sacrificados en el Reino Unido por falta de mano de obra en mataderos y en general en el sector de procesamiento de carne, ha alertado la Asociación Nacional de Porcinos, que avisa de que el “próximo paso” es un “sacrificio masivo” de estos animales. La directora ejecutiva de la entidad, Zoe Davies, pidió al Gobierno conservador, que es reacio a recurrir a la inmigración extranjera para paliar la escasez de profesionales, que autorice visados de emergencia para los mataderos y rebaje el nivel de inglés exigido a esos trabajadores, que, dijo, es el mismo que se requiere a los médicos. Zoe Davies advirtió que hasta 120.000 cerdos pueden ser sacrificados en las próximas semanas si la situación no cambia.

En declaraciones a la BBC, el veterinario Duncan Berkshire, que coordinaría junto con el ministerio de Asuntos Rurales un potencial sacrificio, dijo que el primer ministro Boris Johnson no es capaz de entender “el horrible desperdicio alimentario” que supondría matar e incinerar a animales sanos que estaban destinados a ser consumidos.

Berkshire calificó de “muy decepcionantes” los comentarios hechos por Johnson, que dijo este martes a un periodista al hablar de esa posible matanza que, cuando se consume un bocadillo de beicon, “esos cerdos, cuando los comes, no están vivos”. Davies apuntó que no es lo mismo sacrificar animales en masa que matarlos y prepararlos para ser consumidos y añadió que los criadores “se preocupan” por el bienestar de sus bestias. “Estos animales iban a alimentar a la nación, no debería permitirse que esto ocurriera”, apostilló.

Johnson avisó el martes a las empresas de que deben adaptarse a la realidad post Brexit y esforzarse por atraer a mano de obra del país en lugar de depender de extranjeros, aunque ello suponga un desabastecimiento a corto plazo. El jefe del Gobierno, que se prevé que hoy incida en este mensaje en el congreso anual del Partido Conservador, sostuvo que el Reino Unido está “en un punto de inflexión” para dejar atrás un sistema que dependía de “mano de obra barata y poco cualificada” foránea, en favor de una economía con sueldos y cualificaciones altos.

La crisis de personal se atribuye al éxodo de trabajadores de Europa del Este tras la entrada en vigor del Brexit. Muchos de esos profesionales regresaron a sus países de origen después de que se suavizaron las restricciones de viaje por la covid, pero no han regresado. Eso ha supuesto que los mataderos donde trabajaban están operando hasta un 20% por debajo de su capacidad, incapaces de procesar tantos cerdos como en el pasado, lo que ha dejado las granjas llenas de animales e incapaces de gestionar esta situación.

Al igual que el resto de los sectores económicos, los agricultores británicos están instando al gobierno a permitir la entrada de más trabajadores de la UE para aliviar la escasez. Boris Johnson ha hecho eso para camioneros y avicultores, ofreciendo 5.000 visas de emergencia a transportistas extranjeros y 5.500 visas a trabajadores de pollos y pavos. Pero el gobierno se ha resistido a flexibilizar las restricciones sobre lo que llama trabajadores poco calificados, diciendo que los británicos deberían estar capacitados para aceptar los trabajos.

Preguntada por la BBC, Meryl Ward, que dirige una granja familiar en Lincolnshire, tildó de “locura” la idea Gobierno británico de ampliar las visas tras la Covid para abordar la escasez de mano de obra y dejar que la comida se eche a perder. “Ese estante de allí lo están reponiendo ahora con carne de cerdo importada en el extranjero que no cumple con nuestros estándares de bienestar. Mi argumento es que la industria no tiene tiempo y que la solución requiere que el gobierno actúe, por lo que la solución son las visas post Covid, que permiten a carniceros calificados y operarios de fábricas ingresar a este país para que podamos hacer que esta cadena de suministro funcione correctamente”’.