La detención y condena del ex primer ministro socialista antivacunas

Robert Fico ha sido imputado por el delito de incitación al odio al convocar protestas contra las medidas para frenar la covid-19 en Eslovaquia

El ex primer ministro eslovaco Robert Fico, en una foto de archivo
El ex primer ministro eslovaco Robert Fico, en una foto de archivo FOTO: DAVID W CERNY REUTERS

Ha estado al frente de un país, pero ahora, en su lucha contra las restricciones del coronavirus y la vacunación obligatoria, ha acabado siendo detenido y hasta se han presentado cargos contra él.

Robert Fico, que fue primer ministro de Eslovaquia hasta 2018 y actual líder del partido populista de oposición izquierdista Dirección-Social Democracia (SMER), fue arrestado este jueves. Fico, muy contrario al actual primer ministro conservador Igor Matovic y su gestión, pretendía liderar el jueves una manifestación en protesta por las medidas contra el coronavirus decretadas por el Gobierno eslovaco. Sin embargo, debido precisamente a esas restricciones, la manifestación no había sido aprobada por las autoridades.

Acabó siendo detenido ante las cámaras de televisión.

Desde noviembre, los contagios en Eslovaquia no han dejado de aumentar. Aunque si bien es cierto, que al contrario que en países como España, la tasa de infección diaria se ha ralentizado y en esta última semana el Gobierno ya ha suavizado alguna de las medidas contra el coronavirus para las personas que ya están vacunadas. Lo cierto es que Eslovaquia es uno de los países de la Unión Europea con menor tasa de vacunación, aún no ha llegado ni siquiera a la mitad de la población. Así, sólo el 43,9% de los eslovacos se han inmunizado ya contra la covid-19.

Según recoge “The Slovak Espectator”, Fico indicó que “la vacunación obligatoria es una idea fascista y repugnante; cruza todas las líneas de constitucionalidad y ni siquiera funcionaría”. Sin embargo, el medio recuerda que los niños eslovacos reciben ya la vacunación obligatoria contra 10 enfermedades en Eslovaquia, mientras que los adultos reciben vacunas obligatorias contra dos enfermedades y otros grupos seleccionados contra varias otras enfermedades. Incluso “The Slovak Espectator” incide en que fueron Fico y su gobierno quienes ampliaron la lista de vacunas obligatorias en 2007. Durante el mandato de su segundo gobierno, el Tribunal Constitucional emitió una extensa declaración sobre la constitucionalidad de la vacunación obligatoria.

Pero ahora es uno de los líderes contra las vacunas del país. Este verano, un periodista le preguntó si ya se había vacunado. Según recoge Visegradpost, Fico le respondió: “Dígame por qué debería vacunarme. ¿Dije que me iba a vacunar? Permítame decirle una vez más que para mí es una cuestión personal vacunarse o no... Cada persona tiene que tomar una decisión basándose en la información disponible pero, desgraciadamente, no se ha facilitado toda la información.

“Puedo dar 1.500 razones por las que no me inyectaré una vacuna experimental americana”, zanjó.

Según recuerda Europa Press, Fico dimitió como primer ministro en 2018 en medio de protestas masivas por la percepción de corrupción pública a raíz del asesinato de un periodista (Jan Kuciak) y ahora se sienta en la oposición en el Parlamento.

Ya en libertad provisional, Fico describió su arresto como “el fin de la democracia” en el país mientras su abogado, el ex ministro del Interior Robert Kalinak, calificó la detención como una “vergonzosa violación de la ley”, recoge la cadena de TV TA3.

El abogado recordó que, dado que Fico sigue siendo diputado, es el Parlamento quien debe consentir cualquier restricción de movimiento hacia el ex primer ministro, “cosa que, por supuesto, no obtuvo nadie”.

La Policía informó en su página de Facebook que Fico había sido puesto en libertad, pero que se enfrentaba a cargos de incitación, sin dar más detalles. El caso pasará ahora a manos de la Fiscalía.