Mundo

Brexit: El juego del gato y el ratón

¿Cuál es el escenario al que se enfrenta el Brexit a partir de ahora? Se entrará en un proceso de enmiendas antes del 31 de octubre?

Publicidad

El Parlamento del Reino Unido comenzará a examinar la legislación para efectuar el acuerdo de retirada. Es muy probable que este proceso continúe más allá del 31 de octubre. Seguramente será necesaria una extensión.

¿Hay alguna posibilidad de aprobar un acuerdo en la Cámara de los Comunes antes del 31 de octubre?, ¿Hay algún camino obvio a partir de ahora?

La única ruta ahora es legislar para el Acuerdo de Retirada de la Unión europea. Johnson esperaba contar con una "votación significativa"hoy que al final no se ha producido, lo que habría satisfecho los requisitos de la Ley Benn para retirar el Reino Unido antes del 31 de octubre.

Publicidad

Esto es parte del juego del gato y el ratón entre el Parlamento y el Gobierno. El Parlamento no confía en Johnson porque ha demostrado falta de sinceridad en varias ocasiones.

Publicidad

Si dicha extensión llega a término, ¿cuáles serían los próximos pasos, nuevas elecciones generales, nuevo referéndum, etc.?

Esto depende tanto de la duración del período de extensión solicitado como de las ganas de la UE para mantener al Reino Unido dentro de las instituciones europeas más allá de octubre. Es posible que si el Parlamento rechaza el acuerdo, se necesite un período de extensión sustancial para obtener un acuerdo minuciosamente revisado que sea aceptable para el Parlamento. La UE podría encontrar esto poco atractivo, pero podría aceptar una extensión porque hipotéticamente podría dar lugar a otro gobierno que sea pro-permanencia (improbable) o que se celebre otro referéndum que finalmente resuelva este problema (improbable nuevamente).

¿Cuál sería el papel de la UE? ¿Tienen tiempo suficiente para aprobar la extensión antes del 31 de octubre?

La UE, in extremis, podría dejarlo hasta la mañana del 31 de octubre ejercicendo así la máxima presión sobre el Parlamento para que éste llegue a un acuerdo. La pelota estaría ahora en el lado de la UE si el deseo es ayudar a un Parlamento instintivamente favorable a permanecer en la unión o ayudar a favorecer definitivamente el Brexit.