Internacional

China y EEUU relajan posturas en la guerra comercial

Trump retrasa en dos semanas la entrada en vigor de la subida de aranceles anunciada a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares

Trump retrasa en dos semanas la entrada en vigor de la subida de aranceles anunciada a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares

Publicidad

Ayer, China y Estados Unidos se dieron una pequeña tregua en su larga guerra comercial. El primero en tender la rama de olivo fue Pekín, que el miércoles retiró los impuestos a un total de 16 productos norteamericanos. Washington la recogió de buen grado y prometió retrasar en dos semanas la entrada en vigor de la subida de aranceles anunciada a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares. Una declaración de buenas intenciones antes de sentarse juntos para la siguiente ronda de negociaciones prevista en las próximas semanas.

Es “un gesto de buena voluntad” que responde a la petición de Liu He, viceprimer ministro chino y principal negociador con Washington, aseguró el presidente estadounidense, Donald Trump, en sus redes sociales. El plan del mandatario pretendía elevar del 25% actual al 30% los aranceles a partir del próximo 1 de octubre, fecha que coincide con la celebración del 70 aniversario de la República Popular de China. Sin embargo, indicó que la subida se produciría el 15 de octubre.

Publicidad

El gesto del magnate respondía a la retirada por parte de Pekín de los impuestos a 16 productos norteamericanos a partir de la semana que viene y durante un año, una decisión que anunció la Comisión Aduanera del Consejo de Estado chino el día anterior. Algunos de los productos que quedarán exentos de entre los 5.000 que China tiene grabados son medicamentos, lubricantes o pesticidas, unos bienes que le hicieron a Trump escribir un tuit de agradecimiento.

Publicidad

Tras diversas idas y venidas, Trump decidió incrementar los aranceles después de China hubiera dado a conocer sus planes de tasar productos importados por valor de 75.000 millones como respuesta al gravamen que se hizo efectivo e1 1 de septiembre. Sin embargo, la presión de las multinacionales para que ambos países llegaran a un acuerdo empujó a Trump a limitar esos aranceles.

Ahora, con estos anuncios las dos mayores economías del planeta tratan de allanar el terreno antes de la próxima reunión prevista para antes del 15 de octubre. En ella tratarán de buscar soluciones a un conflicto que ya dura un año y medio y que ya ha traído las primeras consecuencias.

Entre ellas, en China, donde las exportaciones durante el mes de agosto descendieron un 1%, tras haber caído sus ventas un 16% en el otro lado del Pacífico, según los datos revelados el pasado lunes. Las dos partes han vuelto a bajar las armas, aunque habrá que ver si como declaró el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, ya existe un “acuerdo conceptual” con China que realmente sirva de base para las futuras negociaciones.

Publicidad