Corbyn abre la puerta a que los Comunes voten un segundo referéndum

Los laboristas lanzaron la propuesta en una enmienda a ultima hora del lunes, después del discruso de May en la Cámara de los Comunes

Jeremy Corbyn, líder de los laboristas, sale de su residencia en Londres para dirigirse a la Cámara de los Comunes.
Jeremy Corbyn, líder de los laboristas, sale de su residencia en Londres para dirigirse a la Cámara de los Comunes.

Los laboristas lanzaron la propuesta en una enmienda a ultima hora del lunes, después del discruso de May en la Cámara de los Comunes

El líder de la oposición , Jeremy Corbyn, puso encima de la mesa una maniobra para quitarle el control del Brexit al Gobierno de Theresa May mediante una enmienda presentada ayer a última hora en el Parlamento y encaminada a que los Comunes voten sobre la posibilidad de que se celebre un segundo referéndum sobre el Brexit. “Ya es hora de que el plan alternativo de los laboristas asuma el protagonismo al tiempo que se mantienen todas las opciones sobre el tablero, incluyendo la opción de una consulta popular”, dijo el líder del Partido Laborista que pudo su propio nombre a la enmienda.

Sin embargo, destacados partidarios de un segundo referéndum de Brexit en el Reino Unido celebraron hoy la enmienda laborista que contempla esa opción, si bien otros pidieron a Corbyn un compromiso más firme con la consulta. Corbyn dijo que su enmienda, que aún debe ser aceptada por el presidente de la Cámara de los Comunes, “permitirá a los diputados votar sobre opciones que pongan fin al bloqueo del ‘brexit’ y eviten el caos de una salida sin acuerdo”. La enmienda oficial del Partido Laborista insta al Ejecutivo a reservar tiempo para debatir y votar todas las opciones que impidan que el Reino Unido salga de la UE sin pacto, entre las que incluyen su propuesta de acuerdo, que contempla una unión aduanera con el bloque y vínculos más estrechos con el mercado único. Como segunda opción a votar proponen “legislar para convocar una consulta popular sobre un acuerdo o proposición apoyada por la mayoría de la Cámara de los Comunes”.

Corbyn y May fueron protagonistas ayer en Westminster de un bronco fuego cruzado. El líder del Partido Laborista exigió a la primera ministra británica, Theresa May, que levante sus líneas rojas del Brexit para tratar de llegar a una posición de consenso en el Parlamento. Corbyn manifestó en la Cámara de los Comunes que “parece” que May “no se ha enterado de la escala” del rechazo a su tratado para la salida del país de la Unión Europea (UE) y opinó que, “por lógica”, eso debe empujarla a cambiar planteamientos hasta ahora inamovibles. Entre ellos, destacó quitar de la mesa la posibilidad de un Brexit no negociado, lo que comparte una mayoría del Parlamento del Reino Unido.

La “premier” replicó que las únicas maneras para evitar una salida abrupta son o revocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece un período de dos años de negociaciones sobre la retirada de un país miembros desde el momento de la notificación hasta la retirada, una posibilidad que rechazó, o aprobar un acuerdo. La jefa de Gobierno lamentó que Corbyn no se haya entrevistado con ella estos días, como sí han hecho representantes de otras fuerzas de la oposición. Sobre esas reuniones, Corbyn aseguró que “todos” salieron con la misma respuesta, que “no hay flexibilidad” por parte del Gobierno para cambiar el rumbo del “brexit”. Efe.