El Parlamento Europeo rechaza a los comisarios de Hungría y Rumanía

Un informe del Parlamento señala que en la declaración de bienes de los dos candidatos a comisarios existían conflictos de intereses que les imposibilitan hacerse cargo de sus respectivas carteras

Von der Leyen junto con Donald Tusk/AP
Von der Leyen junto con Donald Tusk/AP

Un informe del Parlamento señala que en la declaración de bienes de los dos candidatos a comisarios existían conflictos de intereses que les imposibilitan hacerse cargo de sus respectivas carteras

La Eurocámara ha ganado su primera batalla, puede que no sea la última. La presidenta electa del Ejecutivo comunitario, Úrsula Von der Leyen, pidió este lunes a los gobiernos de Hungría y Rumania la presentación de candidatos alternativos para formar parte del nuevo ejecutivo comunitario.

La Comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara decidió la semana pasada suspender el proceso y rechazar al húngaro Laszlo Trócsányi, perteneciente a la familia popular europea, y a la rumana Rovanan Plumb, de los socialdemócratas. Esta comisión concluyó que en la declaración de bienes de los dos candidatos existían conflictos de intereses que les imposibilitan hacerse cargo de sus respectivas carteras (Vecindad y Ampliación en el caso del húngaro) y Transportes en el caso de la rumana).

En el primer caso, chirría la pertenencia de Trócsányi a un bufete de abogados qué el mismo fundó y uno de cuyos clientes fue el propio Ejecutivo húngaro. Su candidatura se presentaba polémica incluso antes de conocerse estos hechos, ya que como ministro de Justicia en el gobierno de Viktor Orban había participado de primera mano en la deriva autoritaria que vive el país, a ojos de las autoridades comunitarias. En el segundo, Plumb había olvidado en su declaración de bienes incluir dos préstamos por un valor aproximado de 1 millón de euros.

A pesar de este veredicto, Von der Leyen prefirió la semana pasada no tomar decisiones precipitadas y hoy mismo, esta comisión parlamentaria volvió a analizar los dos expedientes y procedió a una nueva votación. Pero la Eurocámara, lejos de dejarse presionar, volvió a reafirmarse en su primer dictamen en los dos casos.

Ante este veredicto incontestable, Von der Leyen no ha podido mirar para otro lado y al primer ministro húngaro no le ha quedado más remedio que presentar a un candidato alternativo, el actual embajador ante la UE, Olivér Várhelyi. Von der Leyen conversó la semana pasado por teléfono con los gobiernos húngaros y rumano y, aunque en esos momentos todavía no estaba tomada una decisión, les sugirió que comenzarán a pensar en otros aspirantes.

Ahora, todo el proceso comienza de nuevo. Los dos sustitutos deberán entrevistarse con von der Leyen y presentar sus declaraciones de bienes y actividades para que la comisión de asuntos jurídicos vuelve a analizar que no existen conflictos de intereses. Después deberán someterse al examen de su correspondiente comisión parlamentaria según su cartera, un proceso que comenzó ayer y terminará el 8 de octubre. Está previsto que el pleno de la Eurocámara ratifique al colegio de comisarios el 23 de octubre