El Pentágono levanta la prohibición de vuelo a los cazas F-35

El Departamento de Defensa de EE.UU. ha levantado una orden que prohibía el vuelo del caza F-35, el más caro de la historia, lo que podría permitir a la aeronave de última generación hacer su debut en una feria aérea internacional que comienza hoy en el Reino Unido.

"Ayer, las autoridades aéreas de la Armada y la Fuerza Aérea de EE.UU. aprobaron que la flota de F-35 pueda volver a volar", informó hoy el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, en un comunicado.

"Se trata de una autorización de vuelo limitada que incluye un régimen de inspección del motor y un tipo de vuelo restringido que permanecerá en vigor hasta que se identifique la causa fundamental del fallo del motor del 23 de junio y se corrija", agregó.

Kirby se mostró "esperanzado"de que el caza pudiera hacer su aparición en la Feria Aérea Internacional de Farnborough, en el Reino Unido, que dura dos semanas, aunque posteriormente aclaró que no podrá hacerlo.

Según indicó, el F-35 no podrá participar en la exhibición por motivos logísticos y de planificación, ya que no cuenta aún con permiso para cruzar el Atlántico por los requisitos mecánicos más estrictos impuestos tras el fallo de motor que ocasiono la suspensión de vuelos.

El caza, llamado a sustituir al F-16, ha acumulado retrasos pese a ser presentado como un proyecto asequible y necesario, el último de ellos a causa de un fallo en el motor a finales del mes pasado.

Tras dos décadas de investigación y desarrollo, el coste del proyecto se ha disparado a cerca de 400.000 millones de dólares, el proyecto armamentístico más caro de la historia del Pentágono.

El fallo en el motor, producido por una filial de Pratt & Whitney, ha obligado a cancelar el esperado debut del caza en dos exhibiciones aéreas anteriores en el Reino Unido.

El Pentágono desarrolla tres variantes del F-35, para la Fuerza Aérea, la Armada y los Marines, proyectos aún en fase de desarrollo, por lo que el caza aún no está operativo.

Los Marines esperan comenzar a utilizar las primeras unidades a mediados de 2015, la Fuerza Aérea en 2016 y la Armada en 2017.