Internacional

Samir Puri: “Putin se burló del mundo en 2014, y ahora nadie cree que no vaya a haber una invasión rusa a gran escala”

«El presidente ruso quiere emular el expansionismo de Pedro ‘El Grande’», asegura a LA RAZÓN Samir Puri, ex asesor del Gobierno británico

El escritor Samir Puri
El escritor Samir Puri FOTO: Samir Puri

Samir Puri (1981) procede de una familia que ha atravesado hasta tres continentes, pasando por Asia, África y Europa. El se crio en Londres, Reino Unido, en la década de los 80 y completó un doctorado en Relaciones Internacionales en la Universidad de Cambridge. Se convirtió en profesor de Estudios de Guerra en el King’s College de Londres y también enseñó en Cambridge y Johns Hopkins. Fue asesor del Ministerio de Defensa (2018-19) y de la Secretaría de la Commonwealth (2017).

Es el autor de “The Great Imperial Hangover” (El legado de los imperios), en el que examina cómo la herencia de los imperios ha dado forma al mundo. Publicado por primera vez en Reino Unido en 2020, ha llegado a España este mes de febrero gracias a la Editorial Almuzara.

Puri hace un especial análisis sobre imperios como los rostros imperiales de China, el legado de la Unión Europea o Estados Unidos o la herencia de Rusia y la URSS. En una época en la que las tensiones entre Rusia y Occidente han aumentado a causa del aumento de actividad militar en la frontera con Ucrania y la posibilidad de una “invasión”, desde LA RAZÓN le preguntamos cómo esa época imperial puede influir en las razones de Rusia en crear un conflicto a gran escala por una agresión contra Ucrania, una crisis que se remonta a bastante años atrás.

¿Qué diferencias podemos ver a esta situación entre Ucrania y Rusia con la anteriormente vista en 2014 -con la anexión de Crimea-? ¿Puede crearse un conflicto a gran escala con otros países?

En 2014, Rusia invadió Ucrania de forma sigilosa, sin llamar la atención, mientras que en 2022, Rusia está preparada para invadir con un temible ejército que actualmente se exhibe en la frontera. Como sabemos, en 2014 Rusia anexionó Crimea tras desplegar soldados del Ejército que ya estaba autorizado para realizar ejercicios militares en su base de Sebastopol. Asimismo, Rusia negó que tuviera nada que ver con el levantamiento separatista en el este de Ucrania. En pocas palabras, el presidente ruso Vladimir Putin se burló de las sugerencias de que hubiera soldados rusos en el Este de Ucrania describiéndolos como voluntarios que viajaban por su propia voluntad. Es por ello por lo que esta vez se teme una invasión militar rusa declarada y a gran escala.

Cree usted que, si se produjera una hipotética invasión de Ucrania, Rusia podría querer invadir otros territorios al oeste o al sur?

Si por otros territorios se entiende otros países, entonces no. La única excepción posible es Moldavia, pero Rusia ya ha incorporado su presencia militar en este pequeño estado, y también lo está haciendo en Bielorrusia. Los otros vecinos de Ucrania son miembros de la OTAN -Polonia y Rumanía- y cada país acaba de ser reforzado con fuerzas adicionales de la OTAN. Rusia no quiere provocar a la OTAN en una guerra, sino evitar que la OTAN se expanda hacia países como Ucrania y Georgia.

¿Por qué el presidente Vladimir Putin parece estar obsesionado con Ucrania?

Debemos ahondar en la historia imperial de Rusia para dar sentido a las conexiones emocionales y culturales con Ucrania. En julio de 2021, Putin escribió un largo y farragoso ensayo titulado “Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos”, en el que describía la guerra de Ucrania como un “fratricidio” y exponía su interpretación de esta historia entrelazada. El ensayo de Putin era una obra de propaganda destinada a justificar su política intimidadora hacia el actual gobierno de Kiev.

No obstante, lo que sabemos objetivamente por el registro histórico es lo siguiente: El reino medieval de la Rus de Kiev fue esencial para sentar las primeras bases de lo que, mucho más tarde, se convirtió en Rusia. La Rus de Kiev existió desde el siglo IX hasta el XIII. Consolidó las principales tribus eslavas entre el Mar Báltico y el Mar Negro, hasta el río Vístula (que se encuentra en la actual Polonia). La Rus de Kiev también invitó al cristianismo en el siglo IX. En la actualidad, la cúpula dorada de la catedral de San Volodymyr se alza resplandeciente en Kiev, tomando su nombre de Vladimir el Grande, gobernante de la Rus de Kiev entre 980 y 1015. Los pueblos de Rusia, Bielorrusia y Ucrania pueden remontar su herencia a la Rus de Kiev, y esto es una influencia importante en el temor de Putin de que Ucrania se desvíe ahora hacia el oeste en sus inclinaciones políticas.

“Putin considera que su misión es poner bajo la influencia directa de Moscú a los rusos que viven fuera de sus fronteras”

¿Cuál es la importancia de las fronteras de Rusia en la actualidad?

Mi capítulo sobre la historia imperial de Rusia explica cómo se expandieron las fronteras rusas durante los reinados de famosos líderes como Iván IV (“el Terrible”) y Pedro el Grande. Pedro, que reinó entre 1682 y 1725, se enfrentó a un dilema, y según su biógrafo, Vasili Klyuchevsky, tuvo que “resolver problemas heredados, ya que al menos la mitad del pueblo ruso vivía fuera de los límites políticos de su Estado, y tuvo que encontrar la manera de unirlos”. El ejército de Pedro ganó una batalla decisiva contra el Imperio Sueco en 1709 en Poltova, situada en Ucrania. Después de que el ejército de Pedro venciera a los suecos, el este de Ucrania y las zonas del Báltico fueron absorbidas por Rusia. Debemos tener en cuenta que Putin admira mucho a Pedro el Grande. Putin considera que su misión es poner bajo la influencia directa de Moscú a los rusos que ahora viven fuera de las fronteras modernas de la Federación Rusa en Ucrania y Bielorrusia.

La resurrección de la Unión Soviética, ¿es hoy una posibilidad o una utopía?

La era de los imperios formales como la URSS ha terminado, y Rusia -al igual que otras grandes potencias- debe priorizar la influencia informal sobre los territorios que pretende dominar. La URSS fue producto de fuerzas muy particulares e irrepetibles de un momento concreto de la historia. Por poner ejemplos, la naturaleza del final de la Segunda Guerra Mundial, la división de Alemania, el trauma sufrido por el pueblo ruso al ayudar a derrotar a los nazis y el atractivo ideológico del marxismo. Hoy en día, Rusia se conformaría con mucho menos que la URSS, y Putin prioriza la construcción de influencia en los estados vecinos con población rusa sobre la construcción de influencia en los antiguos estados satélites como Polonia y Rumanía. Además, Putin mantiene una cálida relación con el primer ministro de Hungría, Victor Orban.

¿Cree que Putin anhela ser alguien como Iván “El Terrible” o el zar Nicolás I?

Respuesta anterior. Pedro el Grande es quizás el líder que Putin quisiera emular. Nicolás I es una figura menos auspiciosa, ya que al final de su reinado (1825 - 1855), presidió la humillante derrota del Imperio Ruso en la Guerra de Crimea. Curiosamente, el ejército ruso de entonces necesitaba modernizarse, de ahí su derrota en Crimea ante los británicos y los franceses (aunque estaba más o menos igualado con las fuerzas turcas otomanas). Hoy en día, Putin se siente especialmente seguro porque las fuerzas armadas de la Federación Rusa se han modernizado tras la decadencia que sufrieron en la década de 1990.

“Pedro el Grande es quizás el líder que Putin quisiera emular”

¿Qué puede decirme de los otros imperios de los que habla en su libro? ¿Cree que alguno de ellos podría alcanzar la hegemonía en la actualidad como en el pasado?

Mi libro examina la historia del mundo desde múltiples perspectivas. Esto se debe a que entiendo que nuestro mundo se compone de muchas herencias imperiales diferentes, y quiero que los lectores comprendan cómo se ha desarrollado la historia imperial para personas de diferentes culturas. Empiezo por Occidente, con historias que tal vez ya sean familiares. Explico cómo Estados Unidos remodeló la noción de imperio en la última parte del siglo XX para convertirla en un imperio de influencia en gran medida invisible. A esto le siguen capítulos sobre el Reino Unido, el continente europeo en su conjunto y Rusia, en los que se explican las distintas formas en que estos lugares se han adaptado a la desaparición de los imperios formales. La siguiente parte del libro abarca historias que pueden resultar menos familiares, como las de China, India, Oriente Medio y África, contrastando sus experiencias de adaptación al mundo postimperial. En todo momento, lo que importa son las diferentes experiencias de lidiar con los legados imperiales, no las similitudes. Mi mensaje es sencillo: lidiar con la diferencia es esencial para construir relativamente un futuro armonioso para nuestro mundo, y a menudo no hay mayores diferencias que nuestras diversas herencias imperiales.

¿Cree que los pueblos colonizados deberían avergonzarse de sus orígenes y rechazar cualquier herencia imperial?

Se trata de una cuestión delicada, como están comprobando los europeos en sus relaciones contemporáneas con las naciones antiguamente colonizadas. Por ejemplo, Bélgica con el Congo, los Países Bajos en Indonesia, Francia con Malí, Marruecos y Argelia, y Reino Unido con la India, partes de África Oriental y otros lugares. España tiene su propia historia imperial, aunque es un poco más antigua que otros imperios de Europa occidental. Los descendientes modernos de los pueblos antiguamente colonizados en estos lugares abarcan gran parte del mundo.

Les señalaría una fabulosa cita que encontré de Nelson Mandela, el primer líder negro del apartheid en Sudáfrica: “Gran Bretaña fue la principal potencia colonial de nuestra historia, con todos los problemas y consecuencias que conlleva esa relación. Gran parte de nuestros sistemas e instituciones tradicionales aún llevan las cicatrices de las distorsiones infligidas por el dominio colonial. Al mismo tiempo, gran parte de lo que tenemos para construir en el competitivo mundo moderno es también el resultado de lo que pudimos obtener de esa interacción”. ¿Podemos mantener el cuidadoso acto de equilibrio de Mandela: reconocer tanto las inhumanidades como los avances de la era colonial europea?

¿Hasta dónde podría llegar la rivalidad entre China y Estados Unidos que estamos viendo actualmente?

La historia imperial de China es tan diferente a la de las naciones europeas que se necesita una atención especial para comprender su influencia actual. En el caso de China, la domesticación de Xinjiang en la época del Imperio Qing (1644-1911) continúa de forma desagradable a través de las políticas de la moderna República Popular China contra el pueblo uigur. Pero, ¿hasta qué punto somos capaces en Occidente de entender la evolución de China como país imperial y comunista? ¿Preferimos, en cambio, aceptar la versión estadounidense del moderno imperio informal? En la actual rivalidad entre Estados Unidos y China, la forma en que estos colosos interactúan está influida por sus visiones radicalmente diferentes del mundo después de los imperios formales. Estados Unidos no se considera a sí mismo un imperio, sino que cree que históricamente se está posicionando en contra de diversas manifestaciones de tiranía. China, en cambio, considera que su actual ascenso es históricamente coherente con su largo linaje de historia imperial. Sugiero que consultemos las diferentes interpretaciones parroquiales de la historia que se han impuesto en ambos países, y lleguemos a una evaluación lo más justa posible de su actual trayectoria de colisión. Comprender al “otro” nunca ha sido tan importante como ahora.