Internacional

Teppo Tauriainen: «Es inaceptable que Rusia nos diga cómo organizar nuestra Defensa»

El embajador sueco en España subraya que «la estabilidad y la previsibilidad guían la política de seguridad de Suecia»

Entrevista al embajador de Suecia en España, Teppo Tauriainen.
Entrevista al embajador de Suecia en España, Teppo Tauriainen. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

La invasión rusa de Ucrania ha acelerado el debate sobre su política de seguridad en Suecia, que desde 2014 venía reforzando su defensa frente a las crecientes amenazas en su entorno con un aumento del gasto militar y la cooperación con sus aliados de la OTAN y Finlandia. Teppo Tauriainen, embajador de Suecia en España, subraya en esta entrevista a LA RAZÓN que el país nórdico basa su política de seguridad en la “estabilidad y la previsibilidad”, así como en la solidaridad con sus vecinos en caso de agresión. El Gobierno socialdemócrata ha lanzado un amplío debate sobre la seguridad con la oposición de centro derecha, que ha anunciado que hará del ingreso en la OTAN uno de sus ejes de campaña de cara a las elecciones del 11 de septiembre.

¿La invasión rusa de Ucrania supone una amenaza para la seguridad de Suecia?

La situación de seguridad en general ha cambiado. Sentimos que hay más amenazas, pero no creo que los suecos piensen que Rusia va a invadir Suecia. Lo que sucede en Ucrania afecta a nuestra vecindad y esto influye en la opinión pública y en nuestro Gobierno porque existe una situación de tensión militar cerca de nosotros y nunca podemos descartar que nos afecte. Desde la ocupación de Crimea en 2014, hemos hecho esfuerzos para aumentar nuestros recursos defensivos. Ya había un plan antes de Ucrania, pero con la situación actual se están adelantado decisiones que se habían tomado antes. La primera ministra [Magdalena Andersson] anunció la semana pasada que nuestra intención es subir hasta el 2% del PIB el gasto militar, que el año pasado fue del 1,26%.

¿Y para la seguridad europea?

El concepto de seguridad europea está totalmente cuestionado. Es difícil ver sus consecuencias. La OSCE siempre ha sido la institución donde hemos mantenido el diálogo con Rusia, pero en los últimos años ha sido cada vez más difícil.

¿Han detectado en las últimas semanas un aumento de amenazas cibernéticas en Suecia?

No tengo conocimiento de ningún caso específico, pero durante los últimos años hemos detectado ciberataques de Rusia y otros países, por lo que hemos ido aumentando los recursos para evitar los efectos.

¿Y cómo combaten la propaganda rusa que trata de minar nuestra democracia?

Existe un debate entre la libertad de información y qué tipo de información están emitiendo, pero el Consejo de la Unión Europa ha tomado la decisión de prohibir la emisión de algunos medios rusos.

Desde 2014 Suecia ha reforzado su seguridad (más gasto militar, reintroducción del servicio militar, militarización de Gotland...), ¿no es el momento de integrarse en la OTAN?

Naturalmente, en estos momentos existe un debate al respecto en Suecia. El Gobierno ha sido muy claro. Antes del Tratado de Lisboa, hablábamos de neutralidad, pero a partir de 2002 no usamos la palabra neutral para describir nuestra política de seguridad, pues somos miembros de la UE con su política común de defensa y seguridad, tenemos la cooperación con la OTAN y la colaboración con Finlandia, Estados Unidos y Reino Unido. Siempre hemos dicho, que, si sucede algo a nuestros vecinos, siempre vamos a ser solidarios y, del mismo modo, si algo sucede en Suecia, esperamos que los otros sean solidarios con nosotros. Antes, nuestro marco de seguridad desde la Segunda Guerra Mundial era ser neutrales con el objetivo de no estar alineados en una situación de guerra. Ahora el lema es no estar alineados militarmente. Buscamos estabilidad y previsibilidad. Hace unos días, el Gobierno formó un grupo de trabajo con los partidos de oposición para hacer un análisis sobre la situación de seguridad de Suecia. Este análisis va a ser muy rápido y se presentarán sus conclusiones a finales de mayo. No se trata de un grupo de trabajo sobre una posible adhesión a la OTAN, sino sobre la situación global de seguridad. Probablemente, algunos partidos llevarán al debate la integración en la OTAN, pero hasta ahora la posición del Gobierno es que debemos hacer un análisis muy amplio antes de decidir hacia dónde vamos.

Los sondeos de opinión en Suecia se están moviendo muy rápidamente a favor de la entrada en la OTAN. La opinión pública avanza más rápido que los políticos...

Muchas veces la opinión pública es más rápida que los políticos porque estos tienen que tener en cuenta una perspectiva a largo plazo. En nuestro caso, la estabilidad y la previsibilidad es clave en nuestra política de seguridad. De ahí que, si hacemos cambios, no los podemos realizar de un día a otro.

Incluso en la derecha, favorable a la integración en la OTAN, el líder de la oposición, Ulf Kristersson, no ha concretado una fecha para solicitar la posible adhesión en caso de llegar al Gobierno...

Los partidos de centro y derecha están de un modo u otro a favor de la OTAN, pero algunos dicen que debemos tener la “opción OTAN”, no cuándo debemos ser miembros de la organización, mientras que otros sí quieren que seamos miembros ahora.

¿Una decisión tan decisiva para la política exterior y de seguridad de Suecia necesitaría ser sometida a referéndum?

No, nuestra Constitución no obliga a organizar un referéndum y, en caso de celebrarse, son meramente consultivos, el Gobierno no tiene que asumir el resultado.

¿Cómo observan el debate sobre la OTAN en la vecina Finlandia?

Ellos han iniciado un proceso en su Parlamento para analizar su situación de seguridad. Nosotros mantenemos una cooperación cada día vez más estrecha con Finlandia. Comparamos nuestros análisis de seguridad, pero cada país toma sus propias decisiones. En el debate, eso sí, se escucha que ambos países debemos actuar en la misma línea, pero somos países independientes que toman sus decisiones.

Es decir, ¿no necesariamente ambos países nórdicos entrarán al mismo tiempo en la Alianza Atlántica?

Los procesos son diferentes. Pero es muy difícil predecir el resultado del debate nacional y cómo va a influir en el otro país. Personalmente, imagino que nuestros líderes tratarán de hacerlo lo más coordinadamente posible.

El no alineamiento militar forma parte de la identidad sueca desde hace más de 200 años. ¿Hasta qué punto pesa en el debate de OTAN sí o no?

Con esta posición nos ha ido muy bien. Deseamos la estabilidad y la previsibilidad, pero al mismo tiempo tenemos que tener en cuenta la situación en nuestro entorno y esto influye en nuestras actitudes. Cuando analizamos la situación regional, vemos que hay varios componentes. Primero, debemos ver cómo nos defendemos nosotros mismos, lo que ha concitado el consenso de los grandes partidos. En segundo lugar, hemos aumentado nuestra cooperación bilateral y con la OTAN. El no alineamiento debe reflejarse en la realidad, no es un concepto fijo, sino que cambia.

En las negociaciones entre Kiev y Moscú, se ha presentado el no alineamiento sueco como una salida para Ucrania. ¿Qué opinión le merece como diplomático?

Cada país tiene su historia y perspectivas. Es muy difícil decir que nuestro ejemplo puede servir a otros países. Incluso entre Finlandia y Suecia que somos países tan cercanos hay diferencias. No queremos ser ejemplo. Suecia tiene su realidad y Ucrania tiene la suya. Es un principio de la seguridad europea, que cada país puede decidir soberanamente. Por no es aceptable que Rusia diga a otro país qué debe o no hacer. Cada uno tomamos nuestras decisiones en base a nuestros propios análisis.

El embajador de Suecia en España, Teppo Tauriainen
El embajador de Suecia en España, Teppo Tauriainen FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Precisamente, tras invadir Ucrania, Rusia volvió a amenazar con “consecuencias político-militares” a Suecia y Finlandia si llaman a las puertas de la OTAN...

Es inaceptable que Rusia diga que nosotros no podemos elegir cómo organizar nuestra cooperación en defensa. Es una cuestión del Gobierno y el Parlamento suecos.

¿Suecia apoya impulsar una defensa común europea?

No buscamos una defensa europea, pero estamos en favor de una mayor cooperación sobre seguridad y defensa. No queremos que esta duplique a la OTAN, sino una cooperación entre ambas organizaciones para hacer las cosas de la forma más eficaz posible. En la Unión Europea, podemos hacer algunas cosas, pero la defensa tradicional se hace nacionalmente y a través de la OTAN. Estamos bastante satisfechos con el texto de “Brújula Estratégica” presentado por Josep Borrell por ser bastante equilibrado. Para nosotros no solo es importante la defensa militar, sino también la defensa civil, que hemos tratado de incorporar en el concepto europeo de seguridad y defensa.

¿Se sienten protegidos por el artículo 47 del Tratado de Lisboa, que garantiza la defensa mutua entre los miembros de la UE?

Para Suecia y Finlandia era importante recordar que existe este artículo porque supone el concepto de solidaridad europea.

¿Cómo se está preparando Suecia para afrontar la ola de refugiados ucranianos?

Nuestra agencia de migración calcula que podrían llegar hasta 200.000 ucranianos a Suecia. Todo dependerá de la situación en Ucrania. Hemos mantenido un debate sobre inmigración en los últimos años y nuestra política migratoria se ha vuelto más estricta. Pero ahora lo que ha sucedido en Ucrania ha cambiado incluso el tono. Los partidos que antes estaban en contra de recibir refugiados, ahora dicen que debemos abrir nuestras puertas a los ucranianos que buscan refugio. Que vengan 200.000 personas en poco tiempo va a suponer un desafío social para ofrecer vivienda y todo lo que necesitan.