Internacional

Macron recurre al humor conta Zemmour: “Le recuerdo que los audífonos son gratuitos”

El candidato ultra había asegurado que no había escuchado los gritos de “asesino” contra el presidente que corearon sus simpatizantes en un mitin el domingo

Emmanuel Macron escucha al alcalde de Dijon, Francois Rebsamen, durante un acto electoral este lunes
Emmanuel Macron escucha al alcalde de Dijon, Francois Rebsamen, durante un acto electoral este lunes FOTO: GONZALO FUENTES REUTERS

Aún relegado a la cuarta posición en los últimos sondeos por su admiración a Vladimir Putin, el polemista y escritor de extrema derecha Éric Zemmour no se resigna a dejar de ser centro de atención en la campaña que arrancó este lunes en Francia. El gran mitin electoral que congregó este pasado domingo a unos 100.000 de sus seguidores a los pies de la torre Eiffel ocupó todo los titulares de la prensa y los informativo de televisión por los gritos de “Macron asesino” que corearon sus simpatizantes.

Ante las duras críticas de la clase política, el candidato de la extrema derecha se vio obligado a salir hoy en publico para deplorar la frase y justificar que no lo hubiera hecho durante su discurso porque no la había oído.

Las excusas de Zemmour no parecen convencer, sin embargo, al presidente francés, Emmanuel Macron, que ha optado este lunes por responder con humor a su rival: “Hay dos opciones, una es la indignidad, que me parece la más creíble, (...) o desconoce una reforma importante del mandato, (...) las prótesis auditivas, las gafas, las prótesis dentales son reembolsadas por la Seguridad Social”. “Invito a este candidato que no oye bien a hacerse con uno sin ningún coste”, añadía Macron.

Condenado en dos ocasiones en el pasado por incitación al odio racial, acusado de abuso sexual por unos hechos que se remontan a 2006 y protagonista de portadas y minutos de televisión por declaraciones xenófobas, racistas o fuera de lugar, Zemmour pide el voto de los franceses para “reconquistar Francia”. En su opinión, 2022 “es el año de la última oportunidad”, en el que con su victoria Francia volverá a ser “un país como ningún otro, orgulloso de no someterse a ninguno”.

En una entrevista a la cadena de televisión BFM TV, Valérie Pecresse, lamentó que “Zemmour tiene un discurso que azuza la violencia y no es capaz de controlarla”. La provocación como marca de la casa.