Internacional

Cómo Rusia recluta a músicos o mineros en el Este para luchar

Crece el malestar entre las familias ucranianas que desconocen el paradero de sus maridos o hijos

Soldados rusos
Soldados rusos AP

Uno de los objetivos de la invasión de Ucrania, según Vladimir Putin y sus partidarios, ha sido liberar a la población de habla rusa de Donbás. La región mayoritariamente industrial en el este de Ucrania se ha dividido en dos después de que Rusia inició y financió una guerra allí en 2014. Sin embargo, la realidad sobre el terreno en las así llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk (LDNR) es muy diferente, ya que los mineros, profesores y músicos locales están siendo capturados y obligados a ir al frente en otras áreas de Ucrania sin ningún entrenamiento militar.

Todos los días aparece el mismo mensaje en un grupo local de Telegram: “¿Cómo están las cosas en tu ciudad?”. Lo que realmente pregunta es si se han visto reclutadores militares en algún lugar de las calles semidesiertas, mercados y bares de la ciudad. Miles de hombres que corren peligro de ser reclutados a la fuerza comienzan el día repasando las respuestas. Muchos han pasado casi tres meses escondidos en sus casas o otros refugios más seguros. Casi no salen a la calle, no encienden las luces y no usan sus redes sociales.

Muchos todavía tienen que ir a trabajar o hacer compras. Intentan evitar que los detuvieran en la calle, ya que los reclutadores suelen estar armados y trabajan en grupos. Si se les acerca por la calle, algunos todavía intentan huir corriendo y a veces tienen éxito. Según sus relatos en la prensa ucraniana, lo peor es cuando estás en un autobús y lo paran reclutadores. Entonces no hay salida.

Вилов бажаючих воювати в ЛНР

Para muchos, una vez que te atrapan negarse a cumplir no es una opción viable, explica Vera Iastrebova, abogada y una de los líderes del “Grupo de Derechos Humanos del Este”. Los disidentes son amenazados con encarcelamiento. En los LDNR a menudo significa torturas en cárceles ilegales repartidas por toda la región. No hay recurso legal, las leyes no funcionan. Nadie te va a ayudar. Mientras que en Rusia, incluso los soldados todavía pueden negarse a ir a combatir en Ucrania sin ningún castigo sustancial, tal opción no existe en la LDNR. Según el periodista ucraniano Volodymyr Zolkin, se ha convertido en un gran campo de concentración ruso en Ucrania.

Algunos de los trabajadores de empresas estratégicamente importantes están nominalmente liberados de la movilización. Sin embargo, de ninguna manera es una garantía. Además, como la renuencia a movilizarse es clara, las autoridades recurren a menudo al engaño.

Según la prensa ucraniana, decenas de miembros de la Orquesta Filarmónica de Donetsk fueron invitados a una grabación musical al comienzo de la guerra. En lugar de tocar música, fueron llevados juntos al frente. Semanas después, llegó la noticia de que un conocido músico de jazz, Nikolai Zviagintsev, murió en combate en Mariupol. Otra historia típica involucra a estudiantes que fueron llamados a firmar algunos documentos en la universidad y fueron detenidos y enviados al frente.

Después de ser reclutados por la fuerza, los hombres sin experiencia militar no reciben entrenamiento militar. La mayoría no sabe cómo usar sus armas. Incluso Igor Girkin, un oficial ruso retirado y uno de los iniciadores de la guerra en Donbás en 2014, se queja en un video de que ese trato no tiene precedentes, “incluso la Unión Soviética trataba mejor a la gente”.

Un video reciente muestra a un grupo de soldados en la frontera rusa en la región de Jarkiv. Se vieron obligados a retirarse allí ante la contraofensiva del ejército ucraniano. Su autor afirma que los rusos no los dejan pasar a Rusia, amenazando con fusilarlos o meterlos en la cárcel. Decenas fueron capturados por el Ejército ucraniano en las regiones de Zaporiyia y Jarkiv revelando que muchos son enviados a luchar en partes de Ucrania que no tienen nada que ver con Donbás.

"Верните наших мужчин!" В Луганске жены мобилизованных взбунтовались и вышли на митинг

Iastrebova afirma que los hombres tienen pocas opciones para salvarse de tal movilización forzada. Pueden esconderse, tratar de escapar de los territorios o obtener un documento que acredite que padecen una enfermedad muy grave. Algunos intentan huir a Rusia y luego salir a través de los estados bálticos o Georgia. No se dan detalles ya que los afortunados de escapar no quieren que esta oportunidad desaparezca.

Si no logran huir o esconderse del servicio, su mejor curso de acción es rendirse lo más rápido posible. Ucrania afirma que en tales casos serán tratados como víctimas de crímenes de guerra. Sin embargo, no siempre es posible ya que los combates pesados están en curso y la mayor parte consiste en duelos de artillería de largo alcance. Según los defensores de derechos humanos ucranianos, los movilizados del LDNR se envían a las primeras líneas y se utilizan como escudos humanos para detectar las posiciones de artillería ucraniana.

Mientras Rusia busca movilizar a más hombres en los LDNR para hacer cumplir su operación en Ucrania, se han vuelto elegibles incluso los jóvenes y los ancianos hasta los 65 años de edad. A Vera le duele especialmente que muchos niños también sean enviados a la guerra. Los jóvenes de 16 y 17 años han sido adoctrinados por la propaganda rusa y han sido reclutados en organizaciones patrióticas desde 2017.

Los ancianos, que también son llevados al ejército, podrían verse obligados a combatir contra sus hijos que abandonaron LDNR para estudiar y vivir en Ucrania. El periodista Zolkin, quien entrevista a los prisioneros de guerra rusos en Ucrania, afirma que los soldados de LDNR suelen ser mayores que los de Rusia. Todos indican que fueron obligados a ir al frente.

Si bien los cuerpos desfigurados de los hombres comenzaron a llegar en cantidades cada vez mayores, la mayoría de los asesinados son presentados como desaparecidos. En muchas casas no se dice nada de ellos a sus familiares. Ha provocado malestar entre las esposas y madres de los soldados. En muchas ocasiones en las últimas tres semanas, se han acercado a los centros de reclutamiento o a sus administraciones locales pidiendo más información sobre el paradero de sus esposos e hijos. Es una rara muestra de iniciativa cívica en una sociedad militarizada.

Sin embargo, no hay ninguna mención de esto en la prensa local o rusa. Los estudiantes movilizados, el músico de jazz asesinado y todos los hombres atrapados en las calles son oficialmente “voluntarios”. Según Iastrebova, los soldados caídos incluso son enterrados en cementerios separados para no molestar a los visitantes que acuden a atender las tumbas de sus familiares.

De esa manera, la invasión rusa de Ucrania está trayendo destrucción y sufrimiento a las mismas personas que dice proteger. Mientras la parte de Donbas controlada por Ucrania es destruida por la artillería y la aviación rusas, la parte de facto controlada por Rusia se ha convertido en una “reserva de carne de cañón”, concluye Yastrebova.