Internacional

Guerra

Tropas de élite de Reino Unido entrenan en California ante una expansión rusa en Europa

Un regimiento de infantería de élite y un pelotón de operadores de drones participan en los simulacros del Ejército norteamericano en el desierto de Mojave

Un soldado del Ejército británico mira hacia abajo desde un helicóptero AgustaWestland AW159 Wildcat durante el ejercicio militar de la OTAN "Flaming Sword 2022" en un campo de entrenamiento cerca del pueblo Maisiejunai, a unos 96 km al oeste de la capital lituana
Un soldado del Ejército británico mira hacia abajo desde un helicóptero AgustaWestland AW159 Wildcat durante el ejercicio militar de la OTAN "Flaming Sword 2022" en un campo de entrenamiento cerca del pueblo Maisiejunai, a unos 96 km al oeste de la capital lituanalarazonAgencia AP

El Ejército británico ha enviado a un regimiento de infantería de élite y un pelotón de operadores de drones al desierto de Mojave (California) para participar en unos ejercicios de entrenamiento de guerra, junto a las tropas estadounidenses, que simulan una invasión rusa en Europa tras la guerra en Ucrania.

Según “The Times”, los simulacros forman parte del llamado Proyecto Convergencia y tienen lugar en la base Fort Irwin, a la que también se han mandado tropas australianas. Mientras que la primera fase simuló el estallido de un conflicto en una isla del Pacífico, la segunda ha recreado una guerra terrestre en el Viejo Continente, en unos paisajes abiertos similares al terreno llano de la estepa ucraniana.

Todo ello tiene lugar en un contexto de crecientes tensiones de Occidente con China y Rusia. En total, han participado alrededor de 4.500 soldados, entre los que se encontraban los Rangers, un regimiento de élite del Ejército británico formado el año pasado.

La base de Fort Irwin -una árida extensión de montañas, mesetas y matorrales- incluye ciudades simuladas, completas con minaretes y mezquitas abovedadas, que prepararon en su día a los soldados estadounidenses para la guerra en Afganistán. Los escenógrafos de Hollywood, que fueron contratados por el Ejército estadounidense, hicieron realistas asentamientos de madera contrachapada. Durante las guerras en el Medio Oriente, los hablantes de afgano y árabe de Los Ángeles fueron llevados al desierto de Mojave para interpretar a los civiles.

Y ahora, como señal de las nuevas prioridades, se ha llevado hasta el terreno a los hablantes de ruso para los que, en plena era digital, se les otorgó incluso sus propias redes sociales -“Fakebook” y “Twatter”-. Durante los simulacros, se inundaban estas redes de noticias falsas contra Occidente para incitar manifestaciones que tenían que ser controladas por las tropas.

El Proyecto Convergencia se centró en el pueblo de Ujen, uno de los asentamientos simulados más pequeños de la base. Las tropas británicas involucradas procedían de la 20ª Brigada de Infantería Acorazada, el 2º Batallón Yorks y los Rangers. Con sus boinas grises, los Rangers se pusieron a prueba junto a sus homólogos estadounidenses en condiciones climáticas extremas, desde nieve hasta tormentas de polvo con temperaturas superiores a los 40 °C.

“Esto ha demostrado que podemos trabajar junto con las fuerzas especiales de Estados Unidos”, aseguró al rotativo británico el capitán Ollie Dean, quien dirigió el destacamento de ocho miembros que trabajaba con el 7º Grupo de Fuerzas Especiales norteamericanas. “Tenemos el visto bueno de que estamos a la altura”, matizó.

Los Rangers pueden servir para identificar objetivos antes de las principales unidades de combate. El regimiento tiene 800 soldados, pero eventualmente tendrá 1.000. Forman parte de la Brigada de Operaciones Especiales del Ejército y están entrenando con nuevas tecnologías. Los especialistas en drones utilizaron vehículos aéreos no tripulados de reconocimiento de largo alcance para recopilar inteligencia sobre las posiciones enemigas antes de que Zodiac, un sistema de inteligencia artificial, les diera a los comandantes un “menú” de opciones que sugerían la mejor manera de destruir un objetivo. Los soldados británicos también volaron Pumas, drones de mano con una envergadura de 2,8 m que se lanzan al aire como una jabalina.

El mayor Andy Sawyer, que presta servicio en los York 2, destacó el impacto mortal que los vehículos aéreos no tripulados están teniendo en Ucrania. Los ucranianos han utilizado drones baratos para dirigir el fuego de artillería, mientras que los rusos han atacado grandes ciudades con drones “kamikaze” para socavar la moral de los civiles.