Jacques y Bernadette Chirac, 60 años de amor y de ambición

El ex presidente de Francia y su mujer fueron una de las parejas icónicas de la V República

Jacques Chirac y su mujer, Bernadette, en una imagen de 2006/Reuters
Jacques Chirac y su mujer, Bernadette, en una imagen de 2006/Reuters

Jacques Chirac estuvo casado con Bernardette durante 63 años. Juntos formaron una de las parejas más icónicas de la V República.

Jacques Chirac ha muerto este martes a la edad de 86 años. El ex presidente francés estuvo casado con Bernardette Chirac durante 63 años. Juntos formaron una de las parejas más icónicas de la V República.

La pareja se conoció en los pasillos de la Universidad Sciences Po durante los años 50 y poco tiempo después contrajeron matrimonio. La vocación política creció en paralelo a su vida conyugal.

Jacques fue primero diputado de Corrèze, ministro y primer ministro entre 1974 y 1976 bajo Valery Giscard d’Estaing. Pero ahí no termina su trayectoria. Su carrera no ha hecho más que empezar. Es presidente de PRR, alcalde de París, primer ministro de nuevo. Esta vez en régimen de cohabitación con el socialista François Mitterrand de 1986 a 1988. Jacques Chirac intentó durante cuatro ocasiones alcanzar la presidencia de la República. Entre 1981 y 1988, pero finalmente accede a la función más alta del Estado francés en 1995 y regresó en 2002.

Durante estos años, Bernardette no quiere permanecer en la sombra. Consigue ser electa en el consejo municipal en Sarran y se encarga de consolidar las bases electorales de su esposo. En 1977 se convierte en ajunta al Ayuntamiento y en 1979 consejera general del cantón de Corrèze, puesto que ocupa hasta la actualidad.

El matrimonio tuvo dos hijos. Laurence, que padeció anorexia mental y fallece trágicamente en 2016, y Claude, quien durante un tiempo sucumbe a la pasión política de sus padres.

Los Chirac eran radicalmente diferentes y quizás por eso se complementaban. Juntos consiguieron superar las pruebas de la vida y de la política. “A pesar de las tensiones, las ausencias y de las decepciones personales, el pacto de ambición entre Bernardette et Jacques prevaleció sobre todo lo demás”, escribe en Le Figaro Lucile Quillet.

En el documental sobre la ex primera dama emitido en 2016, Bernardette reconoció las infidelidades de su marido. “Al principio fue duro”, dijo, “Pero me dije que esto iba a ser la regla y que debía llevarlo con la mayor dignidad posible”.