Kerry negocia con Rusia la tregua en Siria, aunque admite que «está fuera de control»

El enviado especial de la ONU para Siria se reunió ayer en Ginebra con el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry (i), y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura
El secretario de Estado de EEUU, John Kerry (i), y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura

A pesar de los esfuerzos diplomáticos y el empeño de Staffan de Mistura para poder salvar la tregua en Siria, la situación sobre el terreno se ha vuelto insostenible.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos y el empeño de Staffan de Mistura para poder salvar la tregua en Siria, la situación sobre el terreno se ha vuelto insostenible.

El enviado especial de la ONU para Siria se reunió ayer en Ginebra con el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, para analizar la actual escalada de violencia en el norte de Siria y el cumplimiento del alto el fuego.

Tras el encuentro, Kerry admitió que el conflicto en Siria está “en muchos aspectos fuera de control”, pero aseguró que trabajará duramente para “restaurar” la tregua impulsada por EEUU y Rusia y que entró en vigor el 27 de febrero.

“El conflicto, en muchos aspectos, está fuera de control, lo que es muy preocupante”, declaró Kerry.

“Estas son horas cruciales. Buscamos la cooperación con Rusia”, adelantó el secretario de Estado que busca la manera de impulsar junto a Moscú una negociación que conduzca a una tregua en la norteña provincia de Alepo.

Además de intensificar sus actividades diplomáticas, Kerry anunció que va a reforzar el equipo de expertos que, desde Ginebra y desde Ammán, vigilan el cumplimiento del cese de hostilidades y que registran las violaciones que se cometen.

"Estamos preparando un sistema de control del alto el fuego mucho mejor", dijo el secretario de Estado de EEUU antes de agregar que habrá personal adicional trabajando en Ginebra, las 24 horas del día, los siete días de la semana".

El principal problema para restablecer el alto el fuego es la situación en la ciudad de Alepo, que ha estado sometida a intensos bombardeos desde el pasado 22 de abril, que han causado más de 250 muertos y cientos de heridos.

Kerry destacó que sin un cese de hostilidades estable y en todo el territorio sirio no se podrá reanudar el proceso de negociaciones de paz auspiciadas por las Naciones Unidas en Ginebra.

“El objetivo es volver a las negociaciones de paz, pero esto no se logrará hasta que haya un cese de hostilidades en vigor en todo el país, y hasta que se pueda distribuir asistencia humanitaria a todo el país sin restricciones”, concluyó.

Rusia, aliado del régimen de Bashar al Asad, anunció el domingo que se realizarán negociaciones para conseguir detener los combates en la provincia de Alepo, tras los llamamientos de Estados Unidos a cesar los bombardeos en la ciudad.

Por su parte, De Mistura, que se reunirá hoy en Moscú con el jefe de la diplomacia rusa Serguei Lavrov, indicó que se necesitaba "una voluntad política"para llevarlo a cabo.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reclamó ayer extender la tregua parcial en vigor en algunas zonas de Siria a todo el país, especialmente en Alepo.

Por ello Ban pidió que el renovado cese de hostilidades puesto en marcha en las provincias de Damasco y Latakia se extienda “a otras partes de Siria, con especial urgencia para Alepo”.

“El colapso del cese de hostilidades sólo traerá más violencia, muerte y destrucción a la vez que debilitará los esfuerzos para encontrar una solución negociada a esta brutal guerra”, denunció el secretario general de la ONU.