La batalla contra los kurdos marcará 2017

Análisis

–¿Está fallando la Inteligencia del Gobierno turco después de que se haya producido un segundo atentado sangrientoe n menos de una semana?

–Los atentados terroristas se han repetido con frecuencia en los últimos años, así que no hay evidencia de que la Inteligencia sea ahora mucho peor.

–¿Qué consecuencias va a tener esta cadena de ataques en la guerra sin cuartel que mantiene el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con el PKK?

–La lucha del Gobierno turco contra el Partido de los Trabajadores PKK va a continuar en 2017 y probablemente conduzca hacia una mayor cooperación de Turquía con las autoridades de Siria, Irak e Irán en contra de una amenaza común. Por otra parte, la heterogénea coalición contra el Estado Islámico puede fracturarse después de que se recupere la ciudad de Mosul. En este escenario, los distintos actores: las milicias chiíes proiraníes, los kurdos y las milicias suníes respaldadas por Turquía, se centrarán en perseguir sus propios intereses. Los kurdos se centrarán en consolidar el control sobre Kirkuk y probablemente asistamos a una renovada batalla por Toz Khormatao. En Siria, los kurdos están más debilitados debido a la alianza contra ellos de rusos, sirios y turcos.

–¿Va a cambiar la presidencia de Trump la dinámica de la guerra sobre el terreno?

–Bajo Trump, los turcos van a recibir menos apoyos que durante la Administración Obama puesto que el magnate recela de sus credenciales antiterroristas. Tampoco va a presionar por la democracia y los derechos humanos en Turquía.

*Investigador experto en Terrorismo en el Hudson Institute