Actualidad

La definición de “sexo” llega al Supremo de Estados Unidos

Los jueces estudian la cuestión en tres casos de posible discriminación laboral a personas transgénero y homosexuales

Los jueces estudian la cuestión en tres casos de posible discriminación laboral a personas transgénero y homosexuales. La decisión será fundamental para determinar sus derechos en el futuro

Publicidad

Este martes, la Corte Suprema de Estados Unidos se enfrenta a una importante disputa por los derechos LGBT, concretamente a la cuestión de si una ley federal antidiscriminación histórica que prohíbe la discriminación laboral por motivos de sexo ampara a los trabajadores homosexuales y transgénero.

Los jueces, un día después de comenzar su nuevo mandato de nueve meses, escucharán durante dos horas los argumentos a favor y en contra en tres casos relacionados, con cientos de activistas de derechos LGBT que planean manifestarse a las puertas del tribunal.

Publicidad

La Corte Suprema ya emitió una importante decisión sobre los derechos de los homosexuales en 2015 legalizando el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país. Sin embargo, su dinámica sobre cuestiones LGBT cambió después de la jubilación en 2018 del juez Anthony Kennedy, un conservador que respaldó los derechos de los homosexuales en los principales casos y escribió el fallo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Publicidad

La cuestión es si las personas homosexuales y transgénero están protegidas por el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe a los empleadores discriminar a los empleados por motivos de sexo, raza, color, origen nacional y religión.

Definición

La lucha legal se centra en la definición de “sexo” en el Título VII. Los demandantes, junto con grupos de derechos civiles y muchas grandes empresas, han argumentado que la discriminación contra los trabajadores homosexuales y transgénero se basa inherentemente en su sexo y, en consecuencia, es ilegal.

La mayoría conservadora de la corte 5-4 incluye dos jueces nombrados por el presidente Donald Trump, cuya Administración ha argumentado que el Título VII no cubre la orientación sexual o la identidad de género.

Publicidad

La Cortese enfrenta asíi a su primera prueba importante sobre los derechos de los homosexuales y transgénero desde que Trump nombró al juez conservador Brett Kavanaugh para reemplazar a Kennedy, con los cuatro jueces liberales que simpatizan con los derechos LGBT. Kavanaugh, cuyo enfoque de los derechos de los homosexuales no está claro, podría proporcionar un voto fundamental.

Un fallo a favor de los demandantes brindaría a los trabajadores homosexuales y transgénero una mayor protección, especialmente en los 28 estados de EE UU que aún no cuentan con medidas integrales contra la discriminación laboral. Un fallo contra los demandantes significaría que las personas homosexuales y transgénero en esos estados tendrían pocas opciones para desafiar la discriminación en el lugar de trabajo.

El tribunal escuchará dos casos sobre personas homosexuales que han argumentado que fueron despedidas debido a su orientación sexual. Uno involucra a un ex coordinador de servicios de bienestar infantil del condado de Georgia llamado Gerald Bostock. El otro a un instructor de paracaidismo de Nueva York llamado Donald Zarda. Murió después de que el caso comenzara su camino judicial y el asunto relacionado ahora con su patrimonio.

El tercer caso involucra el intento de una casa funeraria de Detroit de revertir un fallo de la corte inferior de que violó el Título VII al despedir a una directora de funeraria transgénero llamada Aimee Stephens después de que Stephens revelara su intención de camabiar de hombre a mujer. Las resoluciones en los casos deben presentarse a fines de junio.

Giro republicano

Trump, un republicano con un fuerte apoyo entre los votantes cristianos evangélicos, ha seguido políticas que apuntan a los derechos de los homosexuales y transgénero. Su Administración ha respaldado el derecho de ciertas empresas a negarse a servir a las personas homosexuales sobre la base de objeciones religiosas al matrimonio homosexual, restringió a los miembros del servicio transgénero en el Ejército y rescindió las protecciones sobre el acceso al baño para estudiantes transgénero en escuelas públicas.

El Departamento de Justicia de Trump y los empleadores en los casos han argumentado que el Congreso no tenía la intención de que el Título VII cubriera a las personas homosexuales y transgénero cuando aprobó la ley. Grupos religiosos conservadores y varios estados liderados por los republicanos respaldan a la Administración.

Las grandes empresas, especialmente preocupadas por evitar cualquier demanda por responsabilidad en disputas laborales, están respaldando a los demandantes LGBT. Más de 200 de ellas, incluidas Amazon, Alphabet Inc, Google y Bank of America Corp, se unieron a un informe que pide a los jueces que se pronunciaran a favor de los demandantes.