La Fiscalía acecha al Gabinete de Macron

La Justicia francesa investiga el viaje que realizó el entonces ministro de Economía a Las Vegas, en el que su actual ministra de trabajo podría haber incurrido en un delito de favoritismo.

La Fiscalía de París ha decidido encargar a los jueces de instrucción una investigación por sospecha de favoritismo y encubrimiento en torno a la organización de un viaje que Emmanuel Macron realizó a Las Vegas en enero de 2016 cuando era ministro de Economía. El viaje fue organizado por Business France, una agencia pública dedicada a «la internacionalización de la economía francesa» y dirigida por Muriel Pénicaud, hoy ministra de Trabajo del Gobierno de Edouard Philippe. La ministra ha indicado que no tiene nada que reprocharse, pero la investigación la sitúa en una postura incómoda ahora que lidera una de las reformas clave de este Gobierno, la reforma del código de trabajo.

Según reveló en le mes de marzo «Le Canard Enchaîné», el viaje de Macron a Las Vegas costó 381.569 euros, de los que unos 100.000 correspondían a gastos de hotel, y fue confiado por Business France a la agencia de comunicación Havas sin que mediara un concurso público.

Emmanuel Macron, que se encontraba en plena campaña para las presidenciales, negó toda responsabilidad en este asunto. «Mi ministerio, siendo yo ministro, siempre ha respetado las normas de licitación y contratación pública», aseguró Macron. Su sucesor en el cargo, Michel Sapin, le apoyó y afirmó que tanto Macron como su Gabinete estaban «exonerados de toda responsabilidad» y que se trataba de una «disfunción» de Business France.

La Fiscalía abrió una investigación preliminar a raíz del informe de la Inspección General de Finanzas que había detectado ciertas irregularidades en la organización del viaje a Las Vegas, y ahora da un paso más confiando a los jueces instructores la investigación. También estudiarán el papel que jugó en su día el equipo de Macron en la organización de este viaje cuyo objetivo era que el ministro de Economía pudiera reunirse con varios cientos de empresarios franceses y americanos en el marco del Consumer Electronics Show, el gran rendez-vous mundial de la innovación tecnológica.

Business France, encabezada por Muriel Pénicaud, es sospechosa de haber incumplido la reglamentación sobre mercados públicos al no lanzar una licitación para la organización de este evento. La auditoría realizada por Ernest&Young muestra que ni siquiera se realizó un presupuesto previo, ni se firmó ningún contrato, ni se expidió ninguna factura según ha revelado «Libération». Por su parte, el «Journal du Dimanche», también ha revelado otras piezas de este dosier, concretamente varios emails en los que se pone de relieve que la actual ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, había sido alertada de los problemas presupuestarios que implicaban la organización de la llamada «Operación Las Vegas». En uno de los correos, la directora de comunicación de Business France, Fabienne Bothy-Chesneau, asegura que la directora de la agencia había sido informada por su equipo. «Ella (Muriel Pénicaud), tendrá que responder también cuando el Tribunal de Cuentas pida cuentas a BF (Business France), y no será por falta de haberlo dicho».

La ministra de Trabajo ha asegurado sin embargo que fue ella quien lanzó una auditoría « interna y externa», y quien alertó al consejo de administración cuando tuvo conocimiento de las irregularidades en la organización del viaje. «Libération» recuerda que la antigua directora de Business France no informó a su consejo de administración hasta diciembre de 2016, «casi un año después de la reunión de Las Vegas». Pénicaud ha hecho saber que no tiene la intención de dejarse desviar de su misión de llevar a término la reforma laboral y que espera las conclusiones de la instrucción.