Política

Los terroristas de Boston planeaban actuar en Nueva York

Tsarnaev confiesa a los agentes que él y su hermano iban a detonar varias bombas en Times Square

Times Square podía haber sido el próximo objetivo. Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev, acusados de llevar a cabo los atentados de la maratón de Boston, en los que fallecieron tres personas y 200 resultaron heridos, planeaban un segundo ataque en la céntrica y emblemática plaza de Times Square, según indicó ayer el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, desde el Ayuntamiento de la ciudad.

En un principio, la intención de los dos hermanos habría sido la de secuestrar el coche –un Mercedes– y a su conductor en Boston, el pasado jueves por la noche e irse a Nueva York con las bombas para hacerlas detonar en Times Square, uno de los puntos turísticos más concurridos de la ciudad. «Tenían seis bombas, una de ellas en una olla a presión, igual que las que usaron en el atentado de Boston», señaló el alcalde. «Las otras cinco eran unas bombas caseras más pequeñas, colocadas dentro de unos tubos de aluminio», añadió Bloomberg. Pero su plan fracasó cuando se vieron envueltos en el tiroteo con los agentes de Policía en Watertown, Boston. «La pasada noche el FBI nos informó de que el sospechoso que ha sobrevivido aseguró que Nueva York era la siguiente ciudad en la lista de sus objetivos. Él y su hermano mayor tenían intención de conducir hasta aquí y detonar los explosivos en Times Square», añadió el alcalde. «Decidieron espontáneamente dirigirse a Nueva York mientras iban en el Mercedes», según reveló el comisario de Policía, Raymond Kelly. Esta nueva información, desvelada ayer por el alcalde neoyorquino, procede de las declaraciones que el menor de los hermanos ha hecho ante los investigadores. Ésta es la segunda versión que el sospechoso da a la Policía, ya que en un sus primeras respuestas por escrito, Dzhokhar, de 19 años, reconoció que su hermano y él tenían planeado ir a Nueva York de fiesta. El presunto terrorista todavía sigue recupérandose de sus heridas en el centro médico Beth Israel Deaconess, en Boston. Esta revelación encaja con las declaraciones del hombre secuestrado en el vehículo, de origen chino, que habría indicado a la Policía que escuchó a los dos hermanos pronunciar la palabra «Manhattan», barrio donde se encuentra la plaza de Times Square. El dueño del vehículo explicó que los dos hermanos también le habrían dicho en inglés: «Somos los de las bombas». Y, después, habrían seguido su conversación en ruso. Además fuentes policiales neoyorquinas revelaron que el pequeño de los Tsarnaev, que fue capturado el viernes de madrugada, había estado en dos ocasiones en Times Square. Las cámaras de seguridad le fotografiaron el 18 de abril de 2012 y en noviembre pasado, aunque no se sabe aún si estos viajes tienen algún tipo de relación con la posibilidad de que estuvieran preparando un eventual atentado.

Por su parte, en Rusia, el padre de los dos supuestos terroristas, Anzor Tsarnaev, explicó a los periodistas que viajará a Estados Unidos para «ver a mi hijo y enterrar al mayor. No tengo ningún tipo de mala intención. No planeo hacer volar nada, sólo quiero conocer la verdad». Anzor, que aún no tiene el billete de avión comprado, viajará a Estados Unidos «tan pronto como le sea posible». Mientras, Zubeidat Tsarnaeva, la madre de los sospechosos, se lamentaba ayer: «¿Por qué han tenido que matarlo? Lo capturaron vivo, estaba en sus manos». Zubeidat también ha subrayado que «hay demasiadas cosas sin explicar».

Mientras, en Washington, la investigación se centraba en averiguar qué habría llevado a estos dos hermanos a planear este atentado en la maratón de Boston. Las nuevas pistas sobre cómo se llevó a cabo el atentado señalan que las bombas fueron detonadas con mandos de coches teledirigidos de juguete. «Se utilizó un mando a control remoto de coches de juguete», según declaró ayer el representante demócrata Dutch Ruppersberger, miembro del Comité de Inteligencia de la Camara de Representantes.