Obama autoriza bombardeos a posiciones de yihadistas en el norte de Irak

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció hoy que había autorizado ataques a posiciones del yihadista Estado Islámico (EI), además de una operación humanitaria para asistir a los desplazados en el norte de Irak.

"Hoy, Estados Unidos llega para ayudar", afirmó Obama en una breve declaración en la Casa Blanca.

"Cuando miles de civiles inocentes están en peligro de ser masacrados, y tenemos la capacidad para ayudarlos, lo hacemos", explicó Obama, quien dijo que la acción había sido solicitada por el Gobierno iraquí.

El presidente señaló, además, que ha autorizado los ataques aéreos en Irak contra los yihadistas del EI para "proteger los intereses de Estados Unidos", dado que muy cerca de la zona se encuentran asesores militares y diplomáticos estadounidenses.

No obstante, Obama dejó claro que Estados Unidos no se va a ver involucrado en otra guerra en Irak y no enviará "tropas sobre el terreno".

Pentágono

Horas antes, el departamento de Defensa de Estados Unidos desmintió las informaciones divulgadas sobre la puesta en marcha de los bombardeos por parte de las fuerzas militares norteamericanas en Irak, que publicaron algunos medios locales.

"Los informes de prensa de que Estados Unidos ha llevado a cabo bombardeos en Irak son completamente falsos", dijo en su cuenta de Twitter el portavoz del Pentágono, el almirante John Kirby.

"No se ha emprendido una acción de ese tipo", agregó.

El diario The New York Times, en una información fechada en Irak y en la que cita como fuentes a funcionarios kurdos, asegura que las fuerzas militares de Estados Unidos han bombardeado esta noche al menos dos objetivos del yihadista Estado Islámico (EI) en el norte iraquí.

Agrega que los bombardeos se llevaron a cabo concretamente contra objetivos de EI en las poblaciones de Gwer y Mahmour, que fueron ocupadas por esas fuerzas yihadistas.

«Bombardeo» de ayuda humanitaria

El gobierno estadounidense inició hoy el lanzamiento de asistencia humanitaria desde aviones militares a los grupos minoritarios desplazados debido al hostigamiento de los extremistas islámicos en el norte de Irak.

"El esfuerzo ha comenzado"para el lanzamiento de comida y agua, informó un funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, citado por la cadena CNN.

El objetivo de esta ayuda son los casi 200.000 desplazados, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que huyeron en los últimos días de la ofensiva del yihadista Estado Islámico (EI), y se encuentran aislados en el norte de Irak con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas.

En la operación también participan cazas estadounidenses, aunque solo en labores de protección, y por el momento no han bombardeado posiciones de los islamistas en la zona, agregó la misma fuente.

El presidente estadounidense, Barack Obama, mantuvo esta tarde una reunión con los miembros de su Consejo Nacional de Seguridad para analizar las opciones que tenía Estados Unidos para ayudar en esta crisis humanitaria

"Estados Unidos tiene un acuerdo de largo plazo con las fuerzas de seguridad iraquíes", dijo previamente el portavoz presidencial, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria.

El portavoz presidencial no descartó ninguna posibilidad de implicación por parte de Estados Unidos, incluidos los bombardeos sobre las fuerzas yihadistas, salvo la del envío de tropas de combate a la zona.

Los mencionados 200.000 desplazados que están en el monte Sinyar, que se dirigen al Kurdistán, se sumarán a los más de 300.000 desplazados y 230.000 refugiados sirios que ya se encuentran allí, lo que hace de esta situación un "desastre de proporciones inmensas", según informaciones procedentes de Irak.