Política

Shamima Begun da a luz, en Siria, a su tercer hijo

La adolescente británica, esposa de un yihadista del Estado Islámico insiste en volver a Reino Unido

Shamima Begun, la adolescente británica, antes de unirse al califato en 2015
Shamima Begun, la adolescente británica, antes de unirse al califato en 2015

La adolescente británica, esposa de un yihadista del Estado Islámico insiste en volver a Reino Unido

Una de las británicas que se fugó a Siria siendo adolescente para unirse al Estado Islámico ha pedido “comprensión” a sus compatriotas y ha expresado otra vez su deseo de regresar a su país, un día después de dar a luz a su hijo en un campamento de refugiados.

La protagonista de esta historia es Shamima Begum, de 19 años, quien salió del país rumbo a Siria junto a dos compañeras de clase en 2015. Ahora se encuentra en el campamento de Al Haul, en el noreste de Siria, y contó su historia esta semana al periódico ‘The Times’.

El abogado de la familia, Mohammed T. Akunjee, ha explicado que Begum parió el sábado y que aunque no ha logrado comunicarse directamente con ella, ha sabido que tanto la madre como el bebé, un niño, se encuentran bien de salud. Sí ha podido hablar con ella la cadena Sky News: “Creo que hay mucha gente que me entenderá, que entenderá todo por lo que he pasado. No sabía en lo que me metía cuando me fui”, ha argumentado.

“Espero que por mi bien y el de mi hijo me dejen volver porque no puedo vivir para siempre en este campamento. No es posible”, recalca la joven británica.

El nacimiento del niño cambia la situación para las autoridades. “Ahora hablamos de un bebé inocente que nos gustaría sacar del campamento y traer de vuelta a Reino Unido”, ha explicado el abogado de la familia, quien sobre el riesgo que supone la chica ha recordado que “no tienen ninguna prueba de que haya hecho nada peligroso”.

“En Siria no era más que una ama de casa, durante los cuatro años estuve en casa, cuidé de mi marido, de mis hijos. Nunca hice nada. Nunca hice propaganda. Nunca animé a la gente a venir a Siria”, insiste la adolescente, según Akunjee. Begum asegura que por el momento no ha hablado con ningún representante consular, solo con periodistas.

Begum se casó con un combatiente de Países Bajos convertido al islam, Yago Reidijk, de 27 años, solo diez días después de llegar a la ciudad de Raqa, la capital del Estado Islámico en Siria, en 2015. Tuvo dos hijos y ambos murieron. Su deseo era tener a su nuevo vástago en Reino Unido, algo que no ha sido posible.

La familia de Begum ha pedido al Gobierno que la permita regresar, pero el ministro del Interior, Sajid Javid, ya advirtió de que no dudará en impedir su regreso. “Mi discurso está claro: si apoyas a organizaciones terroristas en el extranjero no voy a dudar y voy a impedir que vuelva (...). Si consigues volver, debes estar preparada a ser interrogada, investigada y puede que condenada” judicialmente, manifestó. Tampoco está claro el futuro del bebé, ya que la ciudadanía británica no da derecho a ingresar en el país.

Begum ha revelado que una de las chicas que se fugó con ella ha muerto en un bombardeo, mientras que la otra se encuentra en Baghuz, el último reducto del grupo yihadista en Siria, asediado ahora por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) aliadas de Estados Unidos.