MENÚ
jueves 18 julio 2019
01:18
Actualizado

Teherán agrieta el nexo transatlántico

Visita de Mike Pompeo a Alemania. El secretario de Estado de EEUU no dudó en señalar las diferencias e incluso lanzó alguna advertencia, mientras sus anfitriones trataban de relativizar las grietas en la «relación transatlántica»

  • Teherán agrieta el nexo transatlántico

Tiempo de lectura 2 min.

01 de junio de 2019. 04:59h

Comentada
Rubén G. del Barrio 1/6/2019

Toda la prensa alemana coincidió ayer que, en la visita a Berlín del secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, todo fueron buenas palabras que, sin embargo, escondían serias discrepancias. «Un poco de paz», tituló el «Tagesschau», el informativo de la televisión alemana, que mostró a una Angela Merkel que, al mismo tiempo que enfatizaba la estrecha relación entre ambos países, enumeró toda una serie de problemas; alguno de ellos tan polémico como el acuerdo nuclear con Irán. «Estados Unidos es y seguirá siendo el socio más importante para Alemania fuera de Europa», aseguró la canciller. No obstante, Pompeo no dudó en señalar las diferencias e incluso lanzó alguna advertencia, mientras sus anfitriones trataban de relativizar las grietas en la «relación transatlántica». Incluso hizo uso de la diplomacia: «Alemania es un gran socio y aliado importante para Estados Unidos» y añadió que hay un trabajo importante por hacer «para lograr la seguridad de nuestros países y la paz y estabilidad para el mundo».

Previamente, y en su reunión con el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, el representante estadounidense defendió las sanciones contra Irán y pidió que otros Estados sigan sus mismos pasos. Al respecto, Maas argumentó que Berlín y Washington tienen «los mismos objetivos» en la cuestión iraní, pues ambos quieren impedir que Teherán obtenga armas nucleares, aunque por «distintas vías». Después de que EE UU abandonase el acuerdo nuclear iraní alegando incumplimientos y aplicase nuevas sanciones contra Teherán, Europa decidió mantener con vida el pacto pese a las dificultades. Solo en «estrecha cooperación» se pueden solucionar los grandes problemas geopolíticos actuales, consideró el ministro alemán de Exteriores.

Pompeo dejó entrever las distintas aproximaciones de ambos a la crisis venezolana, pese a la apuesta final común por la vuelta de la democracia. No obstante, se centró en las diferencias con el gigante tecnológico chino Huawei. Así, advirtió a sus socios europeos de que si confían sus redes 5G de transmisión de datos a la empresa china, Washington podría restringir la información que comparte con ellos. «Tendremos que cambiar nuestra conducta porque no podemos permitir que información de ciudadanos particulares de EE UU o datos de seguridad nacional atraviesen redes que no percibimos como fiables», aseguró Pompeo. Se trata de que la información estadounidense no acabe «en manos del Partido Comunista Chino», resumió el jefe de la diplomacia de EE UU. La «tecnología del futuro necesita valores occidentales», agregó. Maas, por su parte, reconoció que el Gobierno alemán tiene «dudas».

Últimas noticias